7 cosas por las que debes dejar de preocuparte

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

dejar de preocuparte

“Si tú miras en tu propio corazón y no hayas nada malo allí entonces ¿De qué tienes que preocuparte? ¿A qué tienes que temer?”
Confucio

Todos perdemos mucho tiempo de nuestras vidas preocupándonos por cosas que realmente no tienen importancia, cosas tontas o cosas que no podemos cambiar. Tanto tiempo, energía y esfuerzo malgastado inútilmente. La vida es corta y hay cosas en el mundo por los que si vale la pena preocuparse.

Algunas cosas por las que debes dejar de preocuparte

Estos son algunos simples consejos para aliviar tú carga mental y sentirte más libre de preocupaciones:

1. De las expectativas que tienen otras personas

Tú vida es solo tuya. Tú eres el que tienes que vivir con las consecuencias de las decisiones y las acciones que tomas ya que ellas estarán acorde con lo que quieres para tu vida y no lo que otra persona piensa que “debes” hacer con la misma. Todos nos preocupamos demasiado por lo que otros piensan de nosotros y muy poco sobre lo que pensamos acerca de nosotros mismos.

2. De tu peso

Reconoce que esto es simplemente un número en una báscula. Vivimos en una cultura obsesionada con el peso en donde lo que pesamos es a menudo una medida por la cual somos juzgados y peor aún por el que nos juzgamos a nosotros mismos. Entiéndeme que no estoy diciendo que dejes de preocuparte por estar sano, eso es una cosa completamente diferente y que en definitiva vale la pena preocuparse. Eso sí, no te obsesiones por un simple número en una escala. Solo preocúpate por elegir alimentos saludables, por la cantidad de ejercicio que realizas y simplemente dejan de fijarte en un valor, tu éxito, tu confianza y tu salud son lo primero.

3. De cómo viven otras personas

Permite que otras personas vivan sus propias vidas, tal como a ti te gustaría ser capaz de vivir la tuya. Deja de juzgar lo que otros hacen y cómo viven. Ellos tienen su forma de ser. Si esto no te afecta en ningún sentido entonces deja de preocuparte por ello. Deja de comparar lo que tienes, dinero, estatus, posesiones, belleza con lo que “piensas” que tienen otras personas. No te evalúes a ti mismo comparándote contra otras personas, evalúate a ti mismo según tu propio criterio.

4. De ser perfecto

Nos angustiamos increíblemente intentando ser perfectos. La perfección es casi inalcanzable y nuestra lucha por ella nos cuesta demasiado. Ser perfecto es una pérdida de tiempo, ser perfecto no es razonable y es una receta perfecta para el estrés. Dar lo mejor de ti es un mejor objetivo. Por lo general es más que suficiente y mucho menos estresante. (Nota: Si eres un neurocirujano o un piloto de aviones, por favor intenta acercarte a la perfección, aunque siempre y cuando dejes mi materia gris en su lugar o me dejes en el suelo de manera segura por mí está bien.)

5. De la edad

No puedes detener el reloj. Esto un hecho, no importa cuánto te preocupas por ello o qué cantidad de dinero te estés gastando tratando de ocultarlo, el tiempo siempre va a ir hacia adelante y te llevara a su lado. Deja de preocuparte por la edad que tengas. Esto no es una buena medida de la calidad de vida de todos modos. O tal vez si lo es… Los estudios han demostrado que las personas son más felices a medida que envejecen. Así que deje de preocuparte por tu edad biológica y por las arrugas (no importa si ya las tienes o te preocupa que te salgan) y comienza a preocuparte por cómo quieres vivir los años que te quedan.

6. De querer tener siempre la razón

Todos queremos tener la razón. Creo que esta forma de ser debe estar intrínseca en nuestro ADN pero la mayoría de las veces esto muy destructivo. Cuando estamos luchando por tener la razón nos enfocamos en probar que las otras personas están equivocadas. Tratamos de aferrarnos en lo que pensamos tratando de demostrar que somos infalibles. Preocúpate realmente en buscar soluciones, colaborando con otros para encontrar las mejores respuestas y en cultivar relaciones. Preocúpate por el resultado final, no en quien tiene o no razón.

7. De cualquier cosa que no puedas controlar

Deja de preocuparte por cosas que no puedes controlar. Si no hay nada que puedas hacer para cambiar a una persona o una situación entonces no pierdas tu energía. Hay muchas cosas importantes en tu vida en este mundo a la que si puedes afectar. Concéntrate en lo que puedes cambiar, donde tú puedes causar un mayor impacto, donde puedas hacer la diferencia y deja a todo lo demás en paz.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? Te agradezco que lo compartas en tus redes sociales para hacer que llegue a más personas y puedan beneficiarse también de este contenido. Sólo tienes que hacer clic en los botones de arriba. ¡Muchas Gracias!


5 pensamientos en “7 cosas por las que debes dejar de preocuparte

  1. La preocupación es realmente el sentimiento mas inútil. Normalmente soy muy preocupón pero al final te das cuenta que con la preocupación no lograste nada ni cambiaste el hilo de los acontecimientos.
    La acción y la toma de decisiones son la parte medular para cambiar los resultados.

    Te compro esta frase: “Concéntrate en lo que puedes cambiar, donde tú puedes causar un mayor impacto, donde puedas hacer la diferencia y deja a todo lo demás en paz.”

  2. ¡Wao! la verdad hay algunas cosas por las que yo me preocupo mucho de esto, pero sin lugar a duda e estado aplicando paso a paso cada una de las reglas que aquí nos mencionan, yo actualmente estoy estudiando la licenciatura en Educación, y hasta para opinar los compañeros tienen sus própias ideas y razones, y a veces como nos cuesta esto en la vida cotidiana.
    ¡Muchas gracias por el aporte de buen material!

    • Lo que comentas es justamente lo que dijo en el penúltimo punto, al relacionarnos con un numero grande de personas es muy fácil discutir sobre quien tiene la razón en cualquier tema o problema, al final esto puede producir malestar y hacer que la convivencia sobre todo con compañeros de clase se haga muy difícil, lo mejor es tratar de buscar una idea en común y comenzar a trabajar desde ese punto colaborando entre todos.

      Saludos y gracias por el aporte.

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *