7 cosas que no debes decir y 7 cosas que si debes decir

cosas que no debes decir

“Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente.”
Ludwig Wittgenstein

¿Eres consciente del gran impacto que tienen las palabras que usas a diario sobre tu estado de ánimo y tu vida en general?

¿Te has dado cuenta del tipo de lenguaje que utilizas? No sólo verbalmente sino los que utilizas en tus pensamientos internos.

El lenguaje es una herramienta muy poderosa cuando se trata de tener el control sobre tu estado de ánimo, tanto para nosotros como para quienes nos rodean. Esto es lo que realmente puede marcar la diferencia entre un buen día y un día estresante y más adelante te voy a dar algunos ejemplos del por qué esto es así.

Como pasa con muchas cosas, el primer pasó que tienes que dar es tomar conciencia de tus palabras ya que la mayoría de las personas son felizmente inconscientes de cómo hablan, tanto interna como externamente, así que debes comenzar a prestar especial atención a lo que estás diciendo tanto mentalmente como en voz alta. Estate atento y date cuenta cuando estas utilizando un lenguaje positivo o un lenguaje negativo. ¿Eres realmente consciente de lo que estás diciendo y de cómo estas usando tus palabras?

Hay muchas frases comunes que utilizan las personas sin darse cuenta de lo negativas que son. Y cuando pensamos negativamente, ¿Adivina qué? El pensamiento negativo se convierte en acciones negativas que a su vez se transforman en problemas. Si logramos cortar esos pensamientos negativos desde el principio, nos podemos ahorrar una gran cantidad de dolor a largo plazo.

Aquí tienes 7 frases inútiles que debes eliminar de tu vocabulario y 7 frases útiles que debes comenzar a decir con lo que empezaras a utilizar el lenguaje a tu favor.

7 cosas que debes evitar decir

1. “No puedo…”

“No puedo” es una frase debilitante que pone una barrera entre tú y tus metas, es como si hubieras fracasado casi antes de haber comenzado. Alguien muy sabio dijo una vez que no hay una frase como “no puedo”. Esta es una gran manera de ver las cosas, date una oportunidad para el éxito abandonando esta frase completamente.

2. “Lo intentaré”

¿Alguna vez has “intentando” ponerte de pie? Inténtalo ahora. Trata de ponerte de pie. ¿Lo hiciste? No, porque no es posible “intentar” y hacer algo. Cuando decimos “Lo voy a intentar”, lo que realmente estamos diciendo es que no estamos dispuestos a comprometernos. Así que simplemente “hazlo o no lo hagas. No lo intentes.”

3. “Yo desearía…”

También conocido como quejarse (desearía tener un mejor trabajo, desearía que me tratara mejor, etc.) A nadie le gusta escuchar a alguien quejarse todo el tiempo y además no tiene sentido hacerlo. Si no te gusta algo entonces toma acción y cambia tu situación. De lo contrario también puedes disfrutar de la vida con una sonrisa en tu cara

4. “Yo debería…”

La palabra “debería” es intrínsecamente negativa. “Debería” implica una pérdida: perder una situación no conduce a resultados positivos en la vida. Es una forma de crítica y es mejor dejarla fuera de tu lenguaje cotidiano. En lugar de regañarte a ti mismo por lo que deberías haber hecho en esa situación, céntrate en que tú tienes el poder para cambiar.

5. “Yo necesito…”

¿Con qué frecuencia reclamas una “necesidad” de algo en comparación con la frecuencia con que realmente lo necesitas? La palabra “necesito” crea una dependencia muy poco saludable. La próxima vez que te oigas decir esto, vuélvelo a pensar y determina si realmente necesitas lo que estás diciendo. De no ser así, olvídate de ello para minimizar cualquier negatividad.

6. Contestaciones pesimistas como “podría estar peor”.

¡Yo oigo esto todo el tiempo! Muchas personas sienten la necesidad de usar esta expresión común sin siquiera pensar en lo que están diciendo. Ellas son sumamente negativas. ¿Por qué no decir algo positivo o por lo menos ser honesto? (No hay nada peor que decir que estas “genial” todo el tiempo si no es así como te sientes.)

7. “Nunca”.

La palabra “nunca” crea restricciones inmediatas en tu vida, además cuando decimos esa palabra rara vez es un reflejo exacto de las opciones que están disponibles para nosotros. Esta cierra la mente a soluciones y crea límites innecesarios. Decide hoy nunca decir nunca de nuevo.

7 cosas que debes comenzar a decir

1. “¡SÍ!”

Richard Branson (dueño del grupo Virgin Group) afirma que haber tomado una decisión consciente de decir “sí” a más cosas es uno de sus secretos para el éxito. La próxima vez que tu instinto natural te haga decir no, trata de decir sí en su lugar. Abre tu mente a un mundo nuevo de posibilidades y ve como tu vida de repente se vuelve mucho más interesante.

2. “Soy afortunado / Estoy agradecido…”

Se ha comprobado que la gratitud puede aliviar los síntomas de la depresión y la infelicidad. Antes de irme a dormir me gusta recordarme a mí mismo 3 cosas cada día por las que estoy agradecido y por la suerte de tenerlo en mi vida. Esta es una buena manera de ir a la cama con pensamientos positivos en vez de estar despiertos por preocupaciones o temores.

3. “Yo puedo”

Este es un gran reemplazo para “lo intentaré”. Piensa por un momento cuánto más poderosa son las palabras “yo puedo” en comparación con “lo intentaré”. Al decir “yo puedo”, en realidad estás comprometiéndote a algo y de repente sientes que tus objetivos son posibles. No te preocupes demasiado acerca de si realmente puedes alcanzar o no tus objetivos, estoy hablando sobre la mentalidad adecuada que tienes que tener para el éxito, no para el fracaso.

4. “¿Qué pasaría si…?”

Esta es una gran alternativa a palabras como “nunca” o “imposible”. En lugar de limitarnos, la frase “¿Qué pasaría si?” crea una posibilidad. Esta alienta a que pensemos una solución la cual nos ayudara a resolver nuestros problemas. La próxima vez que sientas que una situación es desesperada, trata de preguntarte “¿Qué pasaría si…?” Y ve qué soluciones te llegan a la mente.

5. Contestaciones positivas como “Estoy muy bien.”

En lugar de decir “Más o menos” o “No muy bien” cuando alguien te pregunta ¿Cómo estás?, prueba con un simple “Estoy muy bien, gracias” en su lugar. Alternativamente, si no estás teniendo un gran día, se honesto pero con un giro positivo: “No estoy teniendo el mejor día pero estoy seguro de que mañana será mejor”.

6. Usa instrucciones positivas tales como “Debo recordar que….”

Si te digo: “No pienses en un elefante rosa”, en este mismo momento ¿Qué acabas de pensar? En un elefante rosa, ¿no? Así que en realidad estamos pensando en la misma cosa que queremos evitar. Esto puede ser muy peligroso cuando usamos instrucciones tales como “no debo olvidarme de pagar hoy las facturas” porque todo nuestro cerebro escucha “olvida pagar las facturas”. Si embargo al cambiar la frase en forma positiva obtendremos mejores resultados. Si quieres recordar algo, entonces di que “debo recordar que tengo que pagar las factura”, en lugar de decir una frase con lo no quieres hacer.

7. “Las cosas podrían ser peor…”

La próxima vez que te encuentres en una situación difícil, trata de volver a enmarcar el problema comparándolo con algo peor. Esta es una gran manera de reducir al mínimo el tamaño de tus problemas. Al poner las cosas en contexto, podemos ganar perspectiva y de repente nuestros problemas no se sienten tan mal.

Otros también leyeron

4 comentarios en “7 cosas que no debes decir y 7 cosas que si debes decir

  1. Te felicito excelente pagina, Tengo un año que empeze con mi pagina de autodesarrollo tambien en word press echale un vistazo y espero comentarios y me gustaria estar en contacto para intercambiar ideas..

    Saludos

    Salvador

  2. Me encanta este artículo sobre el lenguaje. Es una de mis asignaturas pendientes. Si cambiara todas las frases negativas que digo o , peor aún, que pienso durante el día, otro gallo cantaría. A mi personalmente me cuesta mucho prestar atención al lenguaje que empleo.

    • Las palabras tienen un poder increíble, ellas pueden cambiar nuestro estado de ánimo a mejor o a peor, creo que es muy fácil darnos cuenta de ello, solo tenemos que ver cómo nos sentimos interiormente cuando nos expresamos de forma pesimista. A todos por supuesto nos cuesta prestar atención a las mismas y yo no soy la excepción, solo hay que tratar de ser cada día un poco más conscientes de cómo nos expresamos.

      Un Saludo.

  3. Gracias por el post. Muy interesante. Yo añadiría, como sustituto del “yo debería” decir “yo elijo”. Ayuda mucho saber que en vez de “deber” de hacer algo, “elijes” hacer algo. Te da poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>