El despertar espiritual

5
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

despertar espiritual

Ya desde adolescente, sentía una cierta necesidad que iba más allá de todo lo que conocía hasta el momento y que nada conseguía llenarla. A menudo tenía pensamientos como: “mi gran meta es encontrarme a mí mismo”. Por supuesto, yo no tenía ni la menor idea de lo que eso significaba. Pensaba que para conseguirlo tenía que hacer alguna locura como por ejemplo: embarcarme solo en un velero y cruzar el océano, o irme a vivir a algún lugar recóndito rodeado de naturaleza sin nada ni nadie, o mejor aún, viajar por el mundo sin dinero ni destino. Lo cierto es que no iba muy desencaminado sabiendo ahora que todas esas cosas – o al menos para mí – atraen gran presencia a mi vida.

Por supuesto la historia fue muy distinta y nunca me pude imaginar que el encuentro conmigo mismo o mi “despertar” espiritual fuera en el salón de mi casa, sin trabajo, sin dinero, recién salido de una larga relación sentimental consumida y sin motivación ni ilusión por vivir la vida.  Y es que los grandes desafíos personales a la que la vida nos enfrenta no tienen otro objetivo que el de acercarnos al encuentro con uno mismo, crecer, superarnos y evolucionar. Pero a menudo estos insorteables desafíos y situaciones intentamos evitarlos todo el tiempo posible porque nos hacen sentir mal, esto es una estrategia lógica pero poco eficaz. Procrastinamos nuestras decisiones y la manera de actuar sencillamente por miedo. Y aquí viene el kit de la cuestión, ¿miedo a qué? Pues yo creo que en últimas es el miedo al sufrimiento.

Personalmente, y en aquella época de mi vida, mi sufrimiento era literalmente insoportable. Sentía que cada día era una pesada carga que arrastrar a ningún lado. La incertidumbre y el miedo me inmovilizaban para cambiar mi situación. Pensaba que mi situación externa era la causante de todos mis problemas y mi sufrimiento. Pensaba que si en el pasado hubiera hecho esto o aquello no estaría así, que todo sería diferente y todo estaría bien. Pensaba que mi futuro solo podría ir a peor dado el escenario que estaba viviendo. Pensaba que no me merecía esto después del trabajo y sacrificio realizados. Pensaba que ya no tenía ningún propósito en esta vida. Y pensaba y pensaba y pensaba…

Y entonces ocurrió. En algún momento comprendí que mi vida no era insoportable por mi situación externa. En realidad, tenía lo imprescindible para vivir. Mi vida era insoportable por la cantidad ingente de pensamientos negativos que tenía acerca de ella y por el sufrimiento que ello conllevaba. Si conocéis la famosa frase de Marco Aurelio: “la calidad de tu vida es igual a la calidad de tus pensamientos” es totalmente cierta y yo la pude comprobar de primera mano.

Lo que ocurrió fue que desenmascaré a mi ego. Para quien no lo sepa (espiritualmente hablando), el ego es la voz que surge en nuestra cabeza a cada momento. Esa voz me decía que mis expectativas no se estaban cumpliendo, que yo no tenía que estar viviendo esa vida tan injusta y eso me hacía sufrir y mucho. Esa voz es la causante de toda tu infelicidad, la que crea todos tus miedos e inseguridades, la que te dice no hagas esto o aquello, la que te mantiene en tu zona de confort, te impide evolucionar, cambiar y vivir la vida que tienes que vivir. Es y siempre será el peor enemigo que puedas tener. Si, toda una joya…

Y que a nadie nos gusta sufrir no es ninguna novedad, sin embargo, la lección que aprendí y que quiero compartir con vosotros es que el sufrimiento es un gran maestro y es posible que su propósito sea el de hacernos despertar. Una vez despierto aprendes que “el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional” como dijo Buda.

Pero, ¿Qué es realmente encontrarse a uno mismo?, ¿Qué es despertar?

Cuando estás listo para despertar el Universo, Dios, o como quieras llamarlo, pondrá ante ti las herramientas necesarias para que emprendas un camino en tu vida que ya no tendrá retorno. En mi caso fue un libro pero puede que sea una experiencia, una persona que entre en tu vida, o una revelación repentina. Esto no significa que esas experiencias, personas o situaciones atraigan cosas buenas o felicidad a tu vida, probablemente no, pero todo tiene un significado y todo formará parte del proceso por el que tienes que pasar. Despertar es saber que TÚ no eres lo que piensas, significa no dejarte engañar por lo que la mente te dice y significa estar atento a lo que dice o piensas, incluyendo los pensamientos negativos que te hacen sufrir. En definitiva es ser consciente de tu mente y de ti mismo a cada momento de tu vida.

Cuando te das cuenta de eso, empiezas a no creer del todo en tu mente, a subordinarla hacia las cosas o pensamientos que te sientan bien, a reinterpretar la realidad y a enfocarla a la felicidad, que no es más que un camino elegido. Entonces dejas de sufrir, empiezas a disfrutar y a vivir de verdad. Eso es vivir el momento, eso es estar presente y despierto.

Cuando comencé a dejar fluir, a aceptar la vida que me estaba tocando vivir y a tomar las acciones que tenía que tomar, fue cuando la vida empezó a enviarme personas, situaciones y oportunidades. Pronto mi situación mejoró, mi condición externa se estaba igualando con mi condición interna.

Desde que aquello me ocurriera he querido hacer balance del tiempo que ha pasado y de la persona en la que me he convertido. Y es que cuando despiertas ya nada vuelve a ser lo de antes. Aprendes que nada es para siempre, que las relaciones, personas y lugares tienen su tiempo y propósito determinado en tu vida. Sí, pierdes la ilusión del “todo para siempre” pero a cambio disfrutas más intensamente de cada momento. Aprendes a soltar o desprender, a despedirte y a dejar ir, a aceptar las cosas como son. Algunas personas salen de tu vida y otras con tu mismo nivel de conciencia empiezan a entrar en ella. Empiezas a reconocer a otras personas despiertas como tú, incluidas algunas famosas. Cambias gran parte de tus pensamientos, perspectivas y comportamientos condicionados por tu infancia y de la cultura en la que has nacido. Empiezas a vivir de verdad y a ser tú mismo. Comprendes la absoluta simpleza de la vida, te das cuenta de que las pequeñas cosas lo son todo. Y sobre todo aprendes a vivir en paz contigo mismo.

Así que si por casualidad hay alguna situación, no importa cuál sea, que estás posponiendo por miedo al sufrimiento, mi consejo es que actúes y hagas lo que tengas que hacer y luego si tienes que sufrir, que te permitas sufrir. No podemos evitar sufrir, ni tampoco hacer evitar sufrir a nuestros hijos o a otros. Es una experiencia básica del desarrollo personal y gracias a él aprendemos, evolucionamos y seguimos adelante para afrontar la vida con más sabiduría.

Gandhi dijo que cambiaríamos el mundo cuando nos cambiemos a nosotros mismos. El mundo necesita ese cambio y nuestro cambio empieza por despertar.

Autor Invitado

Jaime de la CalleBiografía: Jaime de la Calle

Sigo renunciando a todo lo que creía que era. Intento vivir una vida en paz, sencilla y feliz, apreciando cada momento. No sé aún cuál es mi camino, pero cambiar vidas y ayudar a otras personas a través de mis experiencias es lo que mi corazón me está diciendo que haga. La vida es un regalo, una aventura increíble. No la desperdicies.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Acerca del Autor

Sigo renunciando a todo lo que creía que era. Intento vivir una vida en paz, sencilla y feliz, apreciando cada momento. No sé aún cuál es mi camino, pero cambiar vidas y ayudar a otras personas a través de mis experiencias es lo que mi corazón me está diciendo que haga. La vida es un regalo, una aventura increíble. No la desperdicies.

5 comentarios

  1. oslu castaneda henao en

    Gracias por compartir tu experiencia, he tenido despertares y decadencias, más aun donde estoy y como estoy me encuentro bien, y gracias a tu artículo, listo para nuevos swastika, conmigo mismo y en particular con lo que sea que me rodea dentro del sentido común por el bien estar del buen sentido comun entre todos nosotros, los seres en transito.

  2. Muchas gracias Jaime por el artículo.

    La verdad es que la mayoría de los que hemos vivido un despertar de este tipo nos reconocemos en las mismas cosas. Justo en un momento en el que ni te lo imaginas parece que se gira la llave que le da un sentido completamente distinto a tu vida. Y ya nada vuelve a se como antes, como bien dices….

    Muchas gracias por el aporte y por contribuir a que este mundo vaya a mejor.

    Un abrazo

    David

  3. Estoy súper agradecida con este blog k me encontré la verdad es como abrir los ojos a una nueva vida ahora estoy comenzando pero sigo luchando para mejorar soy madre de 4 hijos los he sacado adelante sola e pasado cosas terribles de las cuales estaba atrapada en mi pasado gracias a Dios conocí un chico jenial k me ayudado mucho en la superación personal y me abrí el apetito por más aora lee todo loke encuentro Aki y También videos mi vida está cambiando radicalmente muchas gracias siga adelante con loke hace y busco pronto su libro gracias

  4. Muy buen consejo. Yo estoy tratando de salir de una situacion muy sufrida pero no medeja el comfort y la rutina me es muy dificil dejar la comodidad pero con mas incomodidad. Espero que este mensaje me ayude a dar el paso a salir de esta situacion que me esta acabando en vida

Deja un comentario