10 lecciones para enseñar a sus hijos sobre el dinero

1

Enseñar a sus hijos sobre el dinero

Actualmente sigo aprendiendo hábitos que desearía haber tenido cuando comenzaba a entrar en la edad adulta. Por este motivo estoy enseñado a mis hijos el verdadero valor del dinero, les enseño habilidades y hábitos para que puedan tener un buen comienzo, ya que ellos aprenden a través de la practica y con mi ejemplo.

Como yo he empezado a aprender tarde algunas de estas cosas por mí mismo, yo también reconozco que he empezando a enseñarle tarde estos hábitos y habilidades. Sin embargo, es mejor tarde que nunca. Lo que sigue a continuación son algunas de las cosas que estoy tratando de enseñarles.

Enseñar a los niños sobre el dinero es una cosa polémica – nadie discute que se les debe enseñar – por lo que el “¿Cómo enseñarles?” es una pregunta difícil. En general, recomiendo cuatro principios como guía:

  1. Edúcate a ti mismo: No se puede enseñar algo que no sabes tú mismo. Aprenda tanto como sea posible sobre el presupuesto, sobre el ahorro, sobre la inversión, sobre la reducción de los gastos, sobre la reducción de las deudas. Armado con este conocimiento vas a ser un buen maestro.
  2. Dé un buen ejemplo: Una cosa es decir algo a sus hijos pero si estás haciendo todo lo contrario, van a aprender más de tus acciones que de tus palabras. Para enseñarles acerca de cómo controlar el gasto, lo tienes que hacer tú mismo. Predica con el ejemplo.
  3. Enséñeles un hábito a la vez: Tus hijos no se van a convertir en expertos asesores financieros en una noche, o en un mes, o incluso en un año. Tu meta debe ser enseñarles estas lecciones a lo largo de su infancia y adolescencia. Así que enseña una cosa a la vez, hasta que hayan aprendido la habilidad y luego pasar a la siguiente. No hay prisa.
  4. Déjelos que aprendan practicando: No puedes enseñarles simplemente hablándoles. Tienes que enseñarles (brevemente), después tienes que mostrarles como se hace en la práctica. A continuación déjelos que practiquen. Déjelos cometer errores. Y luego hablen de esos errores. Muy pronto, van a saber por qué esos errores eran en realidad errores y cómo hacerlo de forma correcta. Ellos van a aprender mejores hábitos por su propia cuenta practicando por sí mismos.

10 lecciones para enseñar a sus hijos sobre el dinero

Aaquí tienes algunas lecciones valiosas que puedes enseñar a tus hijos sobre el dinero:

1. Deles el control del dinero.

Si los niños no tienen el control del dinero antes de la adultez, ellos aprenderán que el dinero siempre les será proporcionado por otros, que ellos no tienen que ser responsables de sus gastos o de su futuro. Y cuando finalmente tengan el control de su propio dinero, aplicaran esas lecciones gastando de forma desproporcionada y sin preocuparse por el futuro.

En su lugar, da a tus niños el control del dinero. Yo sugiero que tomes un poco de dinero del que ya tienes en tu presupuesto y deles el control del mismo. Por ejemplo, si actualmente gastas 200 € al mes en comer fuera (como un ejemplo al azar), tal vez puedes darle a tu hijo el control sobre 50 € de esa cantidad. Y lo mismo para la ropa y el gasto en juguetes. Deles un control total sobre ese dinero.

El resultado probable será que gasten mucho dinero en cosas frívolas (al principio). Pero cuando quieran otras cosas, van a tener que aprender a ahorrar y a recortar en otras áreas. Con el tiempo aprenderán a tomar decisiones a través del ensayo y error. Podría tomar un tiempo pero es mejor que aprendan ahora que cuando sean adultos.

2. Enséñeles a ahorrar para que alcancen objetivos.

Una vez que se dan cuenta que se puede hacer más con el dinero que simplemente gastarlo en cualquiera impulso frívolo, van a querer comprar algo que cuesta más que la cantidad de dinero que tienen a la mano. Ahí es cuando tú les enseñas acerca de los objetivos del ahorro. Aquí tienes un ejemplo:

“¿Quieres comprar una Xbox 360? Bueno, vamos a averiguar cuánto cuesta. Ahora vemos que cantidad tendrás que ahorrar. Si tomas 40€ de tu paga mensual podrías tenerlo en 5 meses. Si tomas 60 € de tu presupuesto mensual, podrías tenerlo en poco más de 3 meses. Pero de cualquier manera, significará recortar en comprar pizzas y en compras juguetes pequeños cada fin de semana”.

Tú también puedes crear un gráfico en el ordenador que muestre su meta y las pequeñas metas de ahorro a lo largo del camino. De esta manera se pueden emocionar a ver sus ahorros crecer.

3. Enséñeles a reducir gastos para hacer que sus objetivos se logren más rápido.

Esto va mano a mano con la lección anterior, si les enseñas acerca de las metas conseguidas a través del ahorro, probablemente aprenderán esta lección por su cuenta. Es de sentido común y los niños son lo suficientemente inteligentes para entenderlo: si quiero llegar a una meta más rápido, tengo que ahorrar más… lo que significa gastar menos en otras cosas.

Pero vale la pena reforzarlo con un debate sobre el gasto y el ahorro y hablándoles acerca de la decisión de reducir gastos cada vez que quieran gastar dinero.

4. Enséñeles cómo su dinero puede hacer más dinero.

Esta es la lección sobre la inversión y es una lección que muchos de nosotros podemos aprender. Una cosa es ahorrar, donde a lo mejor pudieras llegar tal vez a tener un 4% de interés. Pero si tus hijos van por metas a corto plazo, es probable que no estén muy felices con ese tipo de interés. Tú necesitas que ellos planifiquen objetivos a largo plazo, como un viaje una vez que se gradúen si tienes un hijo adolescente, o un pago inicial de un auto, o incluso algo un poco más pequeño. Sea cual sea el objetivo, enséñeles acerca de cómo pueden poner su dinero en ciertas inversiones y cómo esas inversiones crecerán con el tiempo.

Ese crecimiento de su dinero hará más dinero para ellos. Es dinero gratis – casi – pero además involucra no gastar en otras cosas mientras tanto y entrar en el hábito de invertir el dinero. Y esto les va a ayudar a llegar a sus metas más rápidamente.

5. Enséñeles a cómo crear un presupuesto.

No tiene por qué ser un presupuesto complicado, lo que realmente quieres es enseñarles la forma de planificar sus gastos, para evitar tener un gran fajo de dinero en efectivo a mano que se ira volviendo cada vez más pequeños con cada compra impulsiva. Algo simple, como ahorrar 30 € para una bicicleta, invertir 30 € para un objetivo a largo plazo, 20 € para un regalo de cumpleaños para mamá y 30 € para gastar. Entonces enséñeles a cómo dividir el dinero y la forma de mantenerse dentro de los montos previstos.

Que sea simple y fácil para que no crezcan pensando que los presupuestos son difíciles y onerosos (como muchos de nosotros crecimos pensando). Si asumen ese hábito ahora, van a tener enormes beneficios cuando crezcan.

6. Enséñeles a pagar las facturas.

¿Tiene tu hijo adolescente un teléfono móvil? ¿Quién paga la cuenta? Deles su paga mensual y permítales que paguen la factura cada mes. Si ellos pagan tarde, el servicio les será cortado. Van a aprender a pagar las facturas a tiempo. Otras facturas podrían incluir un coche (cuando están en edad de conducir), TV por cable, Internet. Si dejas que paguen cualquier de estas facturas, es probable que desees hacer un seguimiento para asegurarte de que en realidad las estén pagando.

7. Enséñeles acerca de los peligros de las deudas.

Esta lección es probable que ellos no la puedan entender si solo tienen 6 años de edad, pero cuando son adolescentes pueden captar el concepto. Tendrás que hablar sobre cosas como préstamos, tarjetas de crédito y otras deudas. Si quieres que ellos aprendan de forma real, puedes darles una tarjeta de crédito con una cantidad muy limitada (que ellos tendrán que pagar). Pronto aprenderán que el pago de las deudas reduce la cantidad de dinero que tiene para pagar por otras cosas y cómo a veces los pagos de deudas pueden llegar a ser abrumadora.

8. Enséñeles que si ganan más dinero alcanzaran sus objetivos más rápido.

Si ya te encuentras ahorrando, puedes igualmente reducir tus gastos para llegar más rápido a tu meta y también puedes aprender a ganar más dinero. Se puede comenzar a aprender esta lección a temprana edad, mediante la obtención de un dinero extra (no de las tareas cotidianas, ya que tienen que aprender a contribuir con la casa sin esperar pago), pero si a partir de proyectos adicionales, tales como trabajar en el jardín o cuidando los niños de los vecinos, lavando los coches de la gente, etc. Más tarde, se puede conseguir un trabajo a tiempo parcial para pagar por un coche o por cualquier otro objetivo.

9. Enséñeles acerca de la publicidad y el consumismo.

Esto es algo que debe enseñarse en el hogar y en la escuela, porque la mayoría de nosotros crecimos sin ser realmente conscientes de los efectos que la publicidad, el marketing y el consumismo tiene sobre nosotros y sobre nuestros gastos. Esto es a menudo la raíz de nuestros problemas financieros tanto si somos jóvenes como viejos. Enséñeles acerca del objetivo de la publicidad: hacernos comprar sus productos o servicios y lograr que gastemos nuestro dinero. Y muestre cómo la publicidad nos afecta y nos lleva a hacer eso. Y hable acerca del consumismo y cómo nos duele financieramente, cómo no es bueno para el medio ambiente y cómo nos lleva a una tener una casa desordenada llena de cosas caras y superfluas.

10. Enséñeles acerca de las compras compulsivas.

Estrechamente relacionada con el punto 9, por supuesto la compra compulsiva es el efecto de la publicidad y el consumismo. Enséñeles acerca de cómo calmarse antes de comprar, reconociendo los signos de la compra compulsiva (aumento del ritmo cardíaco, respiración pesada, otros signos corporales similares), a como evitar los centros comerciales y sitios de compras por internet y a reducir su necesidad de mantenerse al día y comprar cosas de marcas (coches, ropa, zapatos, complementos, etc.) para quedar bien ante los ojos de los demás.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

1 comentario

Deja un comentario