17 hábitos improductivos que debes desechar

0

Hábitos improductivos que debes desechar

“Cuanto más capaz sea una persona de dirigir conscientemente su vida, mayor será su tiempo disponible para utilizarlo de un modo constructivo”
Rollo May del Libro “El hombre en busca de sí mismo”

Nuestra vida cotidiana está llena de hábitos improductivos y rituales que llevamos a cabo, ya sea a nivel consciente o inconsciente. Esto nos hace a todos menos eficientes y productivos de lo que realmente podríamos ser.

Aquí tienes 17 hábitos improductivos que debes dejar ir:

1. Consumes información que no necesitas

Date de baja de tantas listas de distribución de correos como puedas, de esta manera puedes reducir la cantidad de correos electrónicos entrantes que recibes y así evitas distracciones. También puedes eliminar las suscripciones de fuentes RSS de blogs que tengas y dejar solamente las que aporten algo de valor.

Además deja de ver los noticieros. Si hay realmente una noticia que necesitas conocer, seguramente de todas formas lo sabrás por otras personas.

2. Dejas a otros que dirijan tu vida

Steve Jobs lo dijo bien: “Tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de alguien

Tú eres el dueño de tu vida y es una lástima que vivas tu vida para agradar a los demás.

Naturalmente es bueno escuchar el consejo de otras personas de vez en cuando. Sin embargo ignora a las personas que digan que no puedes alcanzar tus sueños, o que sea imposible que hagas algo o que no tienes visión de futuro.

En tu corazón sabes que no es cierto.

3. Reinventas la rueda

Antes de empezar a trabajar en tu tarea o proyecto tienes que evitar reinventar la rueda.

Pasa algún tiempo investigando para que averigües si ya existen soluciones que te ayuden a completar tu tarea con mayor rapidez.

4. Intentas ser perfecto

A pesar de que la búsqueda de la perfección puede ser un principio noble para algunos, es un desperdicio enorme de tiempo y de energía.

En lugar de gastar demasiado tiempo revisando una y otra vez si un trabajo o tarea está bien hecha, crea una lista de verificación donde anotaras todos los puntos que tienes que realizar. Cuando te des cuenta de que todos los puntos de la lista fueron chequeados, podrás dar por finalizado el trabajo y seguir adelante.

No sólo te sentirás aliviado de haber realizado la tarea, también permitirás a tu cerebro que pueda concentrarse en otras cosas en su lugar.

5. Dejas que la televisión te quite de tu pasión

Cuando la televisión te impide que puedas dedicarte a que lo que realmente te apasiona (en mi caso escribir en mi blog), tal vez sea hora que reconsideres tus prioridades.

Graba tu programa de televisión para que puedas verlo posteriormente. Si haces esta operación un par de veces formaras con éxito un nuevo hábito – trabajar primero en tu pasión y luego ver la televisión de segundo.

6. Multitarea

Deja de trabajar en múltiples tareas a la vez. Estas poniendo tu concentración y esfuerzo en demasiados lugares simultáneamente. Aunque es posible que puedas estar en varios frentes a la vez, sigue siendo una forma muy lenta de trabajar y propensa a errores.

En cambio cuando te concentras únicamente en una tarea, el trabajo puede ser hecho de forma más rápida. Debes poner tu mente a trabajar por completo en esa tarea, finalízala y pasa a la siguiente.

7. Descuidas tu cuerpo

Debes tener sumo cuidado con tu cuerpo. Come alimentos saludables, mantenlo en forma haciendo ejercicio con regularidad y dale suficientes horas de sueño.

Al hacer esto tu calidad de vida se elevara considerablemente, te sientes bien y en algunos casos serás capas de prevenir algunas enfermedades. Además tus niveles de energía serán más altos y serás más productivo.

8. Prometes demasiado

Controla tus “Sí”. Si crees que te están pidiendo demasiados favores y esto escapa de tu control, se egoísta y di ¡NO! Tienes el derecho a rechazar todos los favores que te piden. No te sientas mal por decir que no.

Si otra persona tiene derecho a pedirte algo, tú tienes el mismo derecho a decir que no.

9. Reaccionas a todos las distracciones que te llegan

El número de distracciones ha aumentado radicalmente en los últimos años. El problema principal es que esperas poder dedicarles tiempo en todo momento.

Cuando te distraes, causa un estrés innecesario y te hace posponer las cosas de tu trabajo.

En lugar de dedicarles tiempo, apaga los dispositivos de comunicación cuando te quieras concentrar en tu trabajo. Si esto significa apagar el teléfono o incluso desconectar el cable de red de tu ordenador, entonces hazlo. De esta manera va a ser mucha más difícil que puedas distraerte.

10. Piensas que a cuanto más mejor

Más no es necesariamente mejor. De hecho, en muchos casos la calidad supera la cantidad.

Por ejemplo, podrías concentrarte en un pequeño subconjunto de clientes que traerán la mayoría de las ganancias o trata de mejorar o dominar una habilidad especifica en lugar de tratar de ser bueno en 12 cosas diferentes.

Centrarse en las cosas que traen las mayores recompensas es una buena estrategia a utilizar en tu vida.

11. Llegas tarde a las citas

No hagas perder el tiempo de otras personas. No sólo te estás dando una mala imagen de ti mismo, también estás demostrando que pasas por alto el horario de la otra persona por completo.

Ajusta tu horario, por ejemplo: adelántalo 15 minutos antes para que llegues a la cita sin demora alguna.

12. Permaneces en silencio cuando deberías preguntar

Cuando estás atascado y eres incapaz de seguir adelante con tu tarea, ¡dilo!

No es una tontería hacer una pregunta si tú no lo sabes, en cambio la persona que no pide ayuda si es un tonto.

13. Comienzas una tarea pero no la terminas

Demasiadas personas inician una tarea y nunca la terminan. Es comprensible que la tarea pueda llegar a ser pospuesta varias veces debido a razones que no dependen de ti. Pero la mayoría de las veces esto no es así y es tu responsabilidad terminar la tarea.

Haz un plan sobre la forma de cómo poder de abordar la tarea: Divídela en sub-tareas más pequeñas y ejecuta tu plan día a día. Con el tiempo te darás cuenta de que la tarea se ha realizado y te sentirás muy bien contigo mismo.

14. Trabajas cansado

Cuando trabajas cansado no eres capaz de centrarte en tu trabajo del mismo modo como si estuvieras totalmente descansado. Si te sientes cansado, debes reflexionar si duermes lo suficiente durante la noche y ajustar tu tiempo de sueño en consecuencia. Te recomiendo también que eches un vistazo al siguiente artículo: 6 razones para que no seas un madrugador

También puedes tomar una pequeña siesta de 15-20 minutos para refrescarte.

15. Esperas a otros para tomar acción

A veces la única manera de hacer algo es hacerlo por ti mismo. Si estás esperando que otros actúen en tu nombre, posiblemente puedas llevarte una decepción porque muy probablemente no harán nada.

Toma la iniciativa, pon tus ideas en acción y disfruta de los frutos de tu trabajo.

16. No admites tus errores ni aprendes de ellos

Todo el mundo comete errores. Sin embargo algunas personas aprenden de sus errores, mientras que otras personas se quejan y nunca ven aspectos positivos en esas situaciones.

Utilice los errores como un mecanismo de retroalimentación y de aprendizaje para mejorar.

17. Arreglas los síntomas en lugar de la raíz del problema

Cuando tienes un neumático desinflado en tu bicicleta, tiene dos opciones para manejar la situación.

Puedes bombear aire a los neumáticos para que puedas andar en bicicleta por un tiempo, hasta que el neumático se desinfle otra vez. O por otro lado, puedes cambiar el neumático por otro nuevo y así dejas de perder tiempo en bombear aire de forma recurrente.

Acaba con la raíz del problema en lugar de solucionar los síntomas. Puede tomarte más tiempo pero estar arreglando los síntomas probablemente te tome más tiempo aun.

Conclusión

Como puedes ver, hay un montón de hábitos en nuestra vida diaria que podrían ser mejorados o sustituidos por uno mejor.

Si hay un solo punto en esta lista en la cual debas centrarte es sin duda el punto 7. Cuando consigues que tu cuerpo se sienta bien en los tres niveles (nutrición, ejercicio y sueño), es mucho más fácil cambiar otras partes de tu vida de igual forma.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

Deja un comentario