5 maneras de fomentar la responsabilidad y un comportamiento productivo en tus hijos

0

fomentar la responsabilidad

“Hoy en día más que nunca la vida debe caracterizarse por un sentido de responsabilidad universal, no sólo de una nación a otra y de humano a humano, sino también de humano a otras formas de vida”
Dalai Lama

La responsabilidad es una de las habilidades más importantes que tu hijo puede aprender. Influye en todas las actividades en la vida, afecta la capacidad de tu hijo para hacer amigos, para sobresalir en la escuela y para sobresalir en su carrera.

La mayoría de los padres entienden la importancia de ser productivo y responsable pero no están seguros de cómo empezar a enseñar esta habilidad a sus hijos.

Los niños a menudo aprenden mejor cuando se divierten. Los juegos que enseñan a los niños habilidades para la vida no tienen por qué ser aburridos y pueden animar a los niños a pensar sobre los problemas de una forma única.

5 maneras de hacer que el aprendizaje de la responsabilidad sea divertido

1. Compitiendo con el tiempo

A los niños les encanta competir con sus hermanos y amigos, e incluso las tareas más aburridas se pueden convertir en un juego cuando se agrega una ventaja competitiva. Trate de darle a su hijo una cantidad fija de tiempo para completar una tarea. Anuncie: “El que tenga primero su habitación limpia gana” o trate de decir: “El que limpie la mayor cantidad de platos sucios de la cena en 10 minutos puede acostarse un poco más tarde” Sí tu hijo no tiene con quien competir, puedes anunciar la tarea de esta forma: “Si te pones la piyama y te lavas los dientes antes de que se termine este programa de televisión, te puedes acostar media hora más tarde“. Las tareas que tus hijos odiaban realizar antes pronto se convertirán en actividades de diversión familiar.

2. Juegos de resolución de Problemas

Los niños son pensadores creativos que cuando se les da la oportunidad pueden obtener soluciones únicas a los problemas. Ellos aman especialmente mostrar sus conocimientos a los adultos y piensan en cosas que los adultos no pueden. Trate de presentar un problema familiar a tus hijos. Por ejemplo, si estás teniendo problemas para conseguir que los niños participen en el cuidado del perro trata de decir: “Hay que entrenar a Nico. Quien pueda llegar a la mejor estrategia para que no se orine en la casa puede ir tarde la cama por una semana” De repente tu niño invertirá tiempo en una tarea en la cual él y usted tenían anteriormente poco interés en solventar.

3. Sistemas de recompensas

Los psicólogos infantiles han descubierto que recompensar el buen comportamiento es mucho más eficaz que castigar el mal comportamiento. Si existe un comportamiento en particular que te gustaría que tu hijo mejore, el realizar una tabla de comportamiento puede ser el boleto a la responsabilidad. Simplemente coloque un gráfico en el refrigerador y ponga una marca cuando tu niño haga lo correcto. Cuando la tabla esté llena entonces el recibe un premio especial, como un juguete, acostarse más tarde o una excursión familiar. (También puedes hacer marcas negativas cada vez que no haga lo correcto. Si hace esto, solo dele un premio al niño si tiene más marcas positivas que marcas negativas.)

4. Enseñando a los padres

Los niños quieren más que cualquier otra cosa tener los mismos privilegios que los adultos. Les gustaría que los trataran como adultos maduros y harán cualquier cosa para que sus opiniones sean respetadas. Tú puedes usar esto para tu ventaja fomentando a tu hijo que te enseñe algo acerca de la responsabilidad. Plantee un problema específico y pídale que investigue una solución. Por ejemplo, si tu perro necesita un mejor cuidado dental, pregúntele a su hijo que averigüe cómo mantener los dientes del perro limpios. Puedes llegar a sorprenderte de las soluciones que se le ocurren y seguro que se entusiasmara por la oportunidad de jugar a ser un experto.

5. Tomando la perspectiva del otro

La empatía es la capacidad de ponerse en los zapatos de otra persona y predecir cómo se puede sentir. Esto fomenta la responsabilidad hacia los demás y genera un saludable respeto por las reglas. Esta habilidad debe ser infundida en los niños para que éstos puedan desarrollarla. Juegue con su niño para alentarlo a adoptar puntos de vista alternativos. Por ejemplo, mientras conduce el automóvil, pídale a su hijo, “¿Qué crees que la mujer detrás de nosotros estará pensando ahora mismo?” Cuando los niños se peleen, pregúnteles “¿Por qué crees que tu hermano está enojado contigo?” Si estás enojado con tu hijo, pregúntele,” ¿Qué harías ahora si tú fueras la mamá? “Esto no sólo da a tu hijo la oportunidad de pensar acerca de otras personas. También te ayudara a entender por qué tu hijo hace las cosas que hace.


Acerca del Autor

Creador del blog éxito y superación personal y del libro Camino a la superación. Aunque desde pequeño siempre tuvo inquietud por los temas relacionados con la transformación y la superación personal no fue hasta hace unos años cuando decidió retomarlo y convertirse en un estudiante activo del campo de la psicología positiva, la motivación, el éxito y la búsqueda de la felicidad.

Deja un comentario

Compartir
+1
Twittear
Pin
Compartir