Algunos secretos para lidiar con personas difíciles

4

Lidiar con personas difíciles

“La causa de la mayoría de los problemas de relaciones humanas está en la falta de reconocimiento mutuo.”
Doménico Cieri Estrada

Todos tratamos con personas difíciles en nuestras vidas. Ya sabes esos a los que prefieres no hablarles, los que intentas evitar a toda costa. Pueden ser tu ex-cónyuge, un compañero de trabajo o un miembro de la familia, esa persona puede ser un controlador, alguien agresivo o tal vez una persona a quien le encanta jugar el papel de víctima.

Generalmente la gente difícil quiere ser siempre la que manda, la que logra que las cosas se hagan a su manera, la que siempre tiene la última palabra o demuestra que es la que tiene la razón. La mayor parte de las veces aunque no lo exprese ni lo acepte es egocéntrica e insegura.

Así que, ¿Cómo podemos lidiar con esta gente? ¿Cómo podemos trabajar juntos de manera productiva, ya sean nuestros padres, un compañero del trabajo o algún pariente cercano?

Aquí están algunos secretos para que seas capaz de mantener la calma cuando se trata de lidiar con esa persona difícil que está en tu vida:

1. Conoce que desencadena tus reacciones

Conocernos realmente a nosotros mismos es algo muy poderoso.

Todos tenemos temas e idiosincrasias que nos hacen irritar y nos alteran y casi puedo garantizar que las personas difíciles que hay en tu vida saben cuáles son y tú ¿También lo sabes? Dedica algún tiempo en explorar que cosas realmente te hacen enojar. ¿Es cuando alguien habla de política, dinero o de tu familia?

Una vez que tengas tu lista de las cosas que te alteran, tú ya estarás listo para defenderte.

Traza un plan. ¿Qué vas a hacer cuando una conversación se dirija peligrosamente a una temática que te altera?

Puedes por ejemplo realizar una respiración profunda, tomar un pequeño descanso, alejarte de la conversación o cualquier combinación de estas tres. Cualquier de ellas te permitirá volver a centrarte, recuperar tu control y dominar la conversación.

2. Usa frases de bloqueo

Si estás teniendo una conversación con una persona difícil y sólo quieres finalizarla, estas frases podrían ayudarte:

“Lo que tu digas”, “Esa es tu opinión”, “Tienes la razón”

Si sólo repites estas frases o algunas de la misma índole una y otra vez durante la conversación, a la larga la otra persona se dará por vencida tratando de conseguir que te unas a la discusión.

3. Resiste la tentación de dejarte atrapar en la conversación

Las personas difíciles quieren comprometerte: no caigas en esa trampa. Escucha lo que estás diciendo en todo momento: ¿Estás tratando de justificar, argumentar, defender o explicar tu posición en algún tema? Si es así, detente. Si no lo haces la conversación sólo seguirá yendo en círculos. Tú nunca va a cambiar la mente de una persona difícil de lo contrario probablemente no los estarías viendo como “difíciles”.

4. Lo más importante

Mientras que los 3 secretos anteriores pueden ayudarte a evitar o salir de una conversación incómoda con una persona difícil, hay un secreto que realmente puede cambiar tu relación con esa persona: el secreto es reconocer que ellos son humanos y que están tan liados con sus propios problemas y su propia basura que intentan aflorarlos a los demás.

Sus formas de comportarse los benefician de algún modo ya que les ayudan a hacer frente a esos problemas, date cuenta que la mayoría de las veces ese comportamiento no tiene nada que ver contigo.

Una persona puede sentirse más segura cuando está intimidando a alguien o controlando a otros, o podrían tener un sentido de importancia cuando está recibiendo mucha atención, incluso aunque esa atención sea negativa. Ellos también podrían tratar de ganar un sentido de pertenencia al jugar a la víctima y hacer que los demás los estén ayudando, o alguien que está infligiendo daño y provocando hostilidad podría estar tratando de proteger su propio sentido de la identidad.

Si tomas suficiente tiempo para averiguar cuáles son las creencias inconscientes que están detrás del comportamiento inadecuado de esas personas, podemos ser capaces de cambiar nuestra interacción con ellas y mejorar nuestra relación. Una vez que averigües lo que puede provocar ese comportamiento, puedes empezar a probar diferentes formas para ayudarles a conseguir que sus necesidades emocionales estén satisfechas sin que tengan que recurrir a ese mal comportamiento por más tiempo.

La idea principal aquí es que aproveches tu empatía y te des cuenta de que la persona a la que ves como la pesadilla de tu existencia es más que otro ser humano tratando de llevar su vida de la mejor manera posible.

Una reflexión final

Sí, a veces tenemos que desconectarnos un tiempo con el fin de salvar nuestra cordura, pero ten en cuenta que todo el mundo está tratando de hacer lo mejor que pueden con las herramientas emocionales que tienen a su disposición. Muchas veces es posible conseguir superar nuestras propias reacciones a sus comportamientos para que podamos ser capaces de hacer nuestra parte en construir una relación más tranquila, más productiva y al final esto es lo único que realmente puede hacer que controlemos nuestras propias reacciones.

Y al final nunca se sabe, tal vez un día puedas realmente tener ganas de ver a esa gente.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

4 comentarios

    • Me alegra que te haya gustado el post, aunque te voy a ser sincero con respecto a lo de Menéame, me he dado cuenta que esa web de noticias no es compatible con el tipo de páginas relacionadas a la temática de la superación personal, solo hay que ver el tipo de noticias que salen en portada y por eso esa web nunca me ha traído visitantes, además no me gusta un portal que tiene como base la negatividad, simplemente observa la cantidad de negativos que siempre lleva un artículo como este.

      De todas formas me contenta verte de nuevo comentado por aquí y con eso para mí ya es suficiente.

      Un fuerte abrazo!!

  1. Hola!
    Por supuesto que ando visitándote a menudo, me gusta leerte, escribes realmente bien y accesible a todos los públicos.
    Cuando paso por un mal momento (independientemente del que sea) vengo a releer por si existe el post adecuado en ese instante.
    Respecto a Menéame, es cierto que la mayoría de post que tienen mayor puntuación son algo “morbosos”, pero eso no es motivo suficiente para que no se de a conocer tu gran trabajo, de hecho, tienes puntos positivos, y quien te ha votado, te ha leído.
    Un beso y sigue trabajando, lo haces realmente bien 😉

  2. El lidiar con muchas personas que no nos caen bien, o que son muy duras yo creo las encontramos a diario en nuestras vidas, pues son personas que por el simple hecho de no ver concordado en una idea, o en una decisión ya es para que no nos caiga o no le caigamos.
    Hoy puedo poner un ejemplo, pues en el grupo en el que estoy tomando mis clases son 10 personas, y cuando hay que tomar decisiones para el grupo en general se divide, y esto provoca que no nos hablemos, que durante el cuatrimestre la convivencia sea difícil, pero hoy con el ejemplo de cómo lidiar con este tipo de personas lo aplicaré, y ya estaré compartiendo mis experiencias.
    ¡Saludos a todos los seguidores de este buen blog!

Deja un comentario