5 características de las personas realmente humildes

0

Personas humildes

“El secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad.”
Ernest Hemingway

En el mundo actual muchas personas ven la humildad como una especie de signo de debilidad pero esta cualidad en realidad revela muchos rasgos positivos sobre una persona. A pesar de que la humildad se asocia con una mentalidad pasiva o una personalidad dócil, la humildad en realidad significa que te sientes lo suficientemente seguro de ti mismo como para que no tengas que parecer demasiado asertivo con otras personas.

Si bien es raro encontrar gente realmente humilde hoy en día, aquí te voy a dejar algunos signos comunes que ejemplifican una persona que posee un verdadero espíritu humilde.

5 características de las personas realmente humildes

1. No sientes la necesidad de presumir

Las personas humildes no necesitan jactarse de sus logros o pedir a otros que les presten atención. Ellos ya sienten que son suficientemente seguros de sí mismos y no desean tener siempre el foco puesto en ellos.

Si puedes caminar por la vida sintiéndote seguro de tu propio camino y de tus logros sin necesidad de que otros te aprueben o te reconozcan, esa es una señal importante de que tienes una disposición humilde.

2. Pones a los demás antes de ti mismo

Si constantemente te preocupas por los demás y quieres marcar una diferencia en sus vidas, probablemente seas una persona bastante humilde. Querer servir a los demás es un rasgo común de las personas humildes. Si te ofreces como voluntario para una organización benéfica en tu comunidad, trabajas con personas discapacitadas o desfavorecidas, o dedicas el trabajo de tu vida a impactar positivamente en los demás de alguna manera, debes considerarte un espíritu humilde.

“La verdadera humildad no es pensar menos de ti mismo, es pensar menos en ti mismo.”
C.S. Lewis

3. Disfrutas haciendo felices a los demás

Si pones a otras personas antes que a ti mismo, es probable que disfrutes poniendo una sonrisa en sus caras. Las personas ensimismadas tienden a pensar solo en lo que las beneficia, mientras que las personas humildes miran mucho más allá pensando en lo que puede beneficiar a todo el planeta. Disfrutan contribuyendo a un bien mayor y creen que su propósito radica en contribuir a las vidas de otros de una manera positiva.

Si realmente amas alzar a los demás y ver que sus vidas mejoran progresivamente, es seguro decir que eres una persona humilde.

“Ser humilde significa que no estamos en la tierra para ver cuán importantes podemos llegar a ser, sino para ver cuánta diferencia podemos hacer en la vida de los demás.”
Gordon B. Hinckley

4. No crees que la vida te deba nada

En realidad, la vida no nos debe nada. Todos le debemos algo a la vida. Sin embargo, la mayoría de las personas se sienten con derecho a poseer más dinero, poder, ropa u otras cosas en la vida sin detenerse a pensar qué pueden aportar a los demás.

Las personas humildes no se suscriben a una mentalidad de víctima, trabajan lo mejor que pueden con lo que tienen y permanecen agradecidas por todo lo que se les ha dado. Encuentran la felicidad con lo que ya tienen y ven cualquier otra cosa que puedan obtener en la vida como una ventaja. Las personas humildes se enfocan en lo que pueden dar, no en lo que pueden obtener.

5. Ves a todos como iguales

Las personas humildes no se ven a sí mismas como mejores o peores que nadie. De hecho, ni siquiera les preocupa tener que compararse con los demás; están demasiado ocupadas concentrándose en convertirse en lo mejor de sí mismos como para estar sintiéndose celosos por la situación de otra persona. E incluso si prestan atención a lo que hacen los demás, no se sienten amenazados o preocupados por sus acciones.

Ellos animan a los demás y actúan como un jugador de un equipo. Las personas humildes no sienten la necesidad de compararse con otras personas, se sienten confiadas en su propio camino y se dan cuenta de que todos en la Tierra deben seguir sus propios corazones.

Ellos saben que todos incluso ellos mismos tienen el potencial de ser grandes porque la grandeza es una elección. Si te sientes que estás en el mismo nivel que un conserje y un gerente al mismo tiempo, es probable que seas una persona muy humilde.


Acerca del Autor

Creador del blog éxito y superación personal y del libro Camino a la superación. Aunque desde pequeño siempre tuvo inquietud por los temas relacionados con la transformación y la superación personal no fue hasta hace unos años cuando decidió retomarlo y convertirse en un estudiante activo del campo de la psicología positiva, la motivación, el éxito y la búsqueda de la felicidad.

Deja un comentario