Cómo hacer tiempo para tus metas y objetivos personales

2

Cómo hacer tiempo

“Los obstáculos son esas cosas espantosas que ves cuando apartas los ojos de tu meta.”
Henry Ford

Uno de los mayores desafíos al tratar de lograr nuestras metas personales es que tendemos a dejarlo para mañana, o para la próxima semana, o a favor de asuntos más urgentes en el trabajo y/o en el hogar.

Por desgracia, el mañana nunca llega.

Si quieres lograr una meta, tienes que empezar a hacerlo hoy. Encontrar el tiempo para tomar las medidas necesarias es realmente el problema, por supuesto todos llevamos vidas ocupadas y complicadas y cuando tenemos tiempo, estamos demasiado cansados para hacer cualquier cosa que requiera energía o pensamiento. Queremos vegetar delante de la televisión o tomar una siesta.

Entonces, ¿Cómo encontrar el tiempo necesario para tus metas personales?

No creo ser capaz de dar una respuesta fácil. No existe un pequeño truco que pueda dar para encontrar grandes bloques de tiempo en el que puedas realizar todas las metas personales que jamás hayas soñado. Se necesita trabajo, es necesario un compromiso, se necesita mucha motivación… pero se puede hacer, sin lugar a dudas. Yo lo he hecho – a pesar de estar casado y tener hijos y hasta hace poco trabajando en dos empleos, he encontrado tiempo para trabajar en la eliminación de mi deudas, en comer más sano, para trabajar en mi blogs, para ser más organizado y más.

¿Cómo? Una vez más, no hubo un solo paso que hiciera todo por mí, sino una serie de ellos que se suman con el tiempo:

Cómo hacer tiempo para tus metas y objetivos personales

1. Una meta a la vez.

A menudo, el problema es que tratamos de asumir demasiados objetivos a la vez. Tenemos una lista de cosas que queremos lograr, que abarca todo el espectro que va desde la jardinería a aprender italiano y hasta ponerte en forma. Todo esto puede ser abrumador y debido a ello nunca vas a empezar. O por el contrario, tal vez podamos comenzar con la cabeza llena de ilusión y ganas, para luego perder fuerza rápidamente, porque es muy difícil mantener la atención y la energía (los dos ingredientes clave para lograr una meta) en demasiados objetivos simultaneos. Incluso dos objetivos a la vez es difícil, a menos que por lo menos una de esos objetivos personales se esté ejecutando en piloto automático. Por ahora, céntrate en una meta a la vez. Una vez que esté en piloto automático, puedes ir a la siguiente.

2. Asegúrate de que sabes que es lo que quieres realmente.

No es suficiente decir: “Sería bueno aprender francés” o “Sería genial hacer yoga todas las mañanas”. Tiene que ser algo que realmente quieras. Pregúntate por qué deseas lograr ese objetivo y lo mucho que lo deseas. Detalla bien cuáles son tus motivaciones. Es importante hacer esto desde el principio o nunca conseguirás el tiempo para ello.

3. Haz de esto tu principal prioridad.

Todos tenemos varias cosas en que centrarnos en nuestras vidas, la escuela, el trabajo, la familia, los diversos objetivos o metas, los compromisos u aficiones y todas las actividades sociales. Si nosotros ponemos todo esto antes de nuestra meta principal, nunca volveremos a encontrar el tiempo necesario para alcanzar nuestro objetivo. No hay suficiente tiempo en el día. En algún momento tenemos que priorizar y si hacemos que nuestra meta tenga la mayor prioridad, seguro que vamos a conseguir el tiempo necesario.

4. Reduce tus compromisos.

Soy un gran fan de simplificar la vida y una de las primeras tareas que debes hacer para simplificarla es hacer una lista corta de 4 a 5 cosas de tu vida que son las más importantes para ti, para las cuales deseas tener tiempo, cosas que ames y que te colmen de alegría. Lo he dicho antes, pero sólo para darte un ejemplo, mis mejores cosas son pasar tiempo con mi familia, escribir en mis blogs, leer y caminar. Todo lo demás no es esencial. Una vez que hayas hecho tu lista, debes reducir algunos de los compromisos no esenciales. ¿Ser miembro del aquel club ya no te trae alegría y satisfacción? Retírate con gracia. Si reduces por lo menos unos pocos compromisos tendrás espacio en tu vida para las cosas que quieres hacer, incluyendo tu meta personal.

5. Mantenlo simple.

Es importante hacer que tu meta personal no sea muy complicada. Tú no quieres tener una lista enorme de cosas por hacer con el fin de lograr tu objetivo. Lo único que lograras es que te sientas abrumado. En su lugar, concéntrate en una pequeña sub-meta la cual te llevará a tu meta más grande. Por ejemplo, si tienes la meta de invertir para la jubilación, que tu primer objetivo sea simplemente aprender lo que necesitas saber acerca de la inversión. Has que tu segunda meta sea abrir una cuenta bancaria para hacer las transferencia de dinero. A continuación, establece que tu meta sea realizar contribuciones regulares, automáticas y no tocar esas contribuciones. Otro enfoque consiste en que te concentres primero en la creación de un hábito que te permita llegar a tu meta. Si tu objetivo es ponerte en forma, céntrate en formar el hábito de caminar todos los días (o correr, o andar en bicicleta, o lo que sea). Una vez que hayas formado el hábito, céntrate en tomar solamente agua mineral. Luego en consumir frutas y verduras en lugar de comida chatarra. Y así sucesivamente, hasta que hayas alcanzado tu meta.

6. Mantente enfocado en tus objetivos personales.

Una de las cosas más difíciles cuando se trata del logro de metas personales es mantenerse enfocado exclusivamente en esa meta. Es fácil obsesionarse con algo más y cuando perdemos la concentración de repente dejamos de tener tiempo para nuestra meta. En su lugar, encuentra maneras de mantenerte concentrado en tu objetivo. Ponga un cartel en la pared, o una nota en la nevera o coloca la imagen de tu objetivo en el escritorio del ordenador (mi favorita). Envíate a ti mismo recordatorios diarios. Dígales a otros cuál es tu meta, en la vida real, en tu blog si posees uno y pídales que te pregunten acerca de la misma todos los días.

7. Reserva un bloque de tiempo.

Este es un paso crucial. Tal vez debería ser el número 1 en esta lista, pero sentí que era importante asentar las bases con los pasos anteriores en primer lugar. Pero una vez que hayas establecido esa base, es absolutamente necesario reservar un tiempo para trabajar en tu meta. No importa qué tiempo del día utilices para ti, puede ser a primera hora de la mañana, a la hora de la comida, a media tarde, justo después del trabajo o a altas horas de la noche. Trata de programar un momento en que no te veas interrumpido por otras peticiones “urgentes” (reuniones, llamadas, niños, etc.) y cuando tengas buena energía. Tienes que encontrar un bloque de tiempo correcto para ti. Designa no menos de 30 minutos, aunque en realidad una hora es mucho mejor. Dos horas no es factible para la mayoría de la gente, pero tu horario puede ser diferente.

8. Haga de esto su cita más importante.

A este bloque de tiempo que acabas de programar tienes que darle la mayor prioridad. Hay citas que tomamos muy en serio – una cita con el médico o una reunión importante – y hacemos todo lo posible para asegurarnos que cumplimos con esas citas y no llegamos tarde a ellas, como por ejemplo: “Lo siento, tengo cita con el médico en ese momento – no puedo tomar la llamada en conferencia hasta un par de horas más tarde.” Pero cuando se trata de nuestro tiempo para trabajar en nuestro objetivo personal, a menudo lo dejamos de hacer debido a que nos presionan otras cosas. No dejes que esto suceda. Haz que este bloque de tiempo en tu horario sea sagrado y que nunca deba ser violado.

9. Demuestra que eres serio.

Comprométase completamente. Dígales a tantas personas como sea posible acerca de tu objetivo y el bloque de tiempo sagrado que has programado. Escribe tu meta y se específico. Si ni siquiera puedes escribirla, entonces no vas en serio. A continuación, escriba un plan, con fechas y acciones. Piensa en los obstáculos y anota tu estrategia para superarlos. Este plan muestra que vas en serio.

10. Encuentra lo que te hace perder el tiempo.

En la vida de cada persona hay cosas que fácilmente se pueden quitar sin hacer una gran diferencia. Las cosas que pueden hacernos perder tiempo sin darnos mucho beneficio. Cosas tales como la televisión, los videojuegos, cosas divertidas por internet, ir a bares, etc. Si puedes identificar lo que te hace perder el tiempo, puedes deshacerte de eso y usar el mismo para trabajar en tus objetivos personales. Recuerda, si no está en tu lista corta (punto 4) puedes eliminarlo.

11. Que sea una parte de tu rutina diaria o semanal.

Esto es importante para mantener la meta en marcha por un período largo de tiempo. Si es una meta que puedes completar en una semana, entonces no necesitas hacer este pasó. Sin embargo, los objetivos más valiosos son los que toman tiempo para llevarse a cabo y por ello necesitas que sea parte de tu rutina. Tendrás que trabajar en algunos objetivos diariamente- por ejemplo, beber solo agua mineral, o hacer ejercicio, o tal vez  limpiar el desorden de tu oficina. Encuentra un tiempo en tu rutina diaria en la que siempre hagas esta actividad y no te dejes de hacerla. Ponga esa actividad inmediatamente después de algo que ya esté firmemente arraigado en tu rutina – por ejemplo, ducharse o cepillarse los dientes, o llegar al trabajo – para que no se te olvide de hacerlo. Para otras metas, un programa semanal sería mejor – por ejemplo, hacer un depósito semanal para el ahorro o el pago de una deuda, o una clase semanal de yoga – pon esto en tu calendario y envíate un recordatorio para que no lo olvides.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

2 comentarios

  1. Excelente artículo. Soy un firme defensor de enfocarse en alcanzar los objetivos en vez de pretender hacerlo todo. Con metas claras, el tiempo se encuentra.

    Saludos

    JC

Deja un comentario