Cómo ser más valiente en tu vida diaria

0

Cómo ser más valiente

“Nada que se consiga sin pena y sin trabajo es verdaderamente valioso.”
Joseph Addison

El coraje es nuestra fuerza ante el dolor o la pena y también es hacer algo que te asusta.

Nos enfrentamos a situaciones que exigen nuestro coraje todos los días. Estas situaciones nos brindan muchas opciones y la forma en que respondemos a esas decisiones determina nuestro futuro.

Probablemente conozcas a personas que parecen tener mucho valor. Ellos pueden tomar decisiones valientes incluso si esas decisiones pueden parecer insignificantes para otros.

¿Crees que tú eres una persona valiente?

No necesitas ser un héroe que se atreve a entrar en una guerra pero puedes hacer cambios en tu vida que pueden mejorar tu situación en el futuro.

¡El coraje es mejor si se hace todos los días!

Antes de entrar en las formas en que puede agregar más valor a tu vida diaria, es importante tener en cuenta que el valor no es algo que se haga de vez en cuando. Hay momentos en que necesitas ser valiente en un momento importante pero el verdadero cambio vendrá de las cosas que haces todos los días.

10 consejos para ser más valiente

Voy a describir algunos consejos cómo puedes ser más valiente comenzando a partir de ahora:

1. Sé abierto y honesto acerca de tus miedos

¡Uno de los primeros pasos para ser más valiente es reconocer el hecho de que, en primer lugar, te falta valor!

Para ser más valiente debes ser abierto y honesto acerca de tus miedos. Esto significa ser sincero contigo mismo, así como con otros que están cerca de ti. Cuando se trata de ser honesto es importante enfrentar los hechos. ¿A que le temes más? ¿Por qué tienes miedo de este objeto, persona o evento en particular? ¿Qué puedes hacer para superar este miedo? Una vez que aceptas tus miedos, puedes desarrollar una estrategia para superarlos.

También es importante que tenga una conversación con otras personas acerca de tus temores. Sé honesto con ellos acerca de tus miedos y hágales saber que vas a luchar contra ellos pero que necesita un apoyo adicional para aumentar el coraje necesario para enfrentarlos. A veces, solo una pequeña conversación puede llevar a grandes resultados cuando se trata de desarrollar tus habilidades y convertirte en un individuo más fuerte y valiente.

2. Deja de soñar y diseña un plan

Probablemente quieras algo que desees lograr en tu vida. Tal vez quieras empezar un negocio. Tal vez quieras hacer más viajes alrededor del mundo.

Pero si realmente quieres que esas cosas se hagan realidad, necesitas un plan. Si no haces un plan para las cosas que quieres lograr, esas cosas seguirán siendo meros sueños. Con el tiempo comenzarás a sentirte resentido como resultado de no darle a tus sueños la cantidad adecuada de atención, enfoque y energía.

Puedes llegar a caer en la trampa de culpar a las circunstancias en tu vida.

Hacer un plan no es tan divertido como tener un sueño, razón por la cual la mayoría de las personas nunca dan ese paso.

3. Deja de hacer lo que odias

Es muy fácil quejarse. Cuando las cosas en nuestra vida no salen como queremos parece ser una reacción natural encontrar a alguien que nos escuche quejarnos. Nos hace sentir mejor al menos a corto plazo.

Puedes seguir viviendo la vida de esta manera pero en el fondo probablemente desees hacer un cambio. Tomar acción en algo que odias es ser valiente. Puede que no lo parezca pero lo es. Es valiente hacer algo que te asusta y en muchas situaciones tenemos miedo de cambiar las cosas porque no estamos seguros de cuál es la alternativa.

Digamos que odias tu trabajo. Puedes pasarte todos los días quejándote. Puedes encontrar excusas para convencerte de que no puede irte, pero ten coraje y encuentra una oportunidad y haz un plan para poder irte.

4. Enfrenta tus miedos

¿Alguna vez has admirado a alguien que considerabas muy exitoso? Tal vez tenga una vida maravillosa en el hogar o una carrera lucrativa. Quizás para ti lo tiene todo.

Lo más probable es que la persona que más admiras tenga algo que teme. También es probable que haya aprendido a enfrentar su miedo y utilizar dicho miedo en su beneficio para lograr un nivel admirable de éxito personal y profesional.

Enfrenta tus miedos

Todos tenemos miedos pero no todos saben cómo enfrentarlos. Cuando se trata de convertirte en un individuo más valiente, es crítico enfrentar tu miedo más profundo. Admitir que tienes miedo y aprender a lidiar con esa emoción es clave para desarrollar un alto nivel de coraje.

Probablemente estés pensando que es más fácil decirlo que hacerlo, ¿correcto? Enfrentar tus miedos no tiene por qué ser difícil. Una de las mejores maneras de enfrentar tus miedos es ir despacio. A veces es útil escribir sobre ello o hablar con alguien sobre cómo te sientes. También es útil tener pensamientos positivos. Muchas veces el miedo es simplemente una ilusión.

5. Convierte un gran obstáculo en uno pequeño

Digamos que acabas de comenzar un nuevo negocio pero no estás obteniendo las ventas que deseas cada día. Tú sabes que deberías hacer llamadas en frío (estrategia de venta para captar potenciales clientes) para hacer crecer el negocio, pero las llamadas en frío parecen ser un gran impedimento. Y es un gran obstáculo cuando lo miras desde el punto de vista de la necesidad de hacer muchas llamadas cada día y cada semana.

Da un paso atrás y convierte ese obstáculo en uno pequeño. En lugar de pensar en todas las llamadas que necesitas hacer, concéntrate simplemente en la primera llamada que necesitas realizar. Puede que la misma no vaya para nada bien. Es tu primera vez pero después de que hagas la primera, enfócate simplemente en la siguiente. Hacer cientos de llamadas es un gran obstáculo. Hacer una llamada no es tan malo.

6. Suelta lo que no puedes controlar

Este es un punto muy importante. Creo que se necesita mucho coraje para vivir la vida de esta manera. Es muy fácil esperar que otros cambien para que tu situación pueda mejorar. Es fácil desear que el universo te dé un respiro y si eso sucediera podrías ser feliz.

Pero eres responsable de tu propia vida. La mayoría de las situaciones presentan la opción de desear que la otra persona cambie pero debes observar cada situación por lo que puedes llegar a controlar.

Tal vez tu jefe te haya estado haciendo críticas innecesarias. Sería fácil sentarse y pensar que es el jefe el que necesita cambiar. Pero no puedes controlar eso. Puedes controlar cómo reaccionas cuando tu jefe está cerca y tal vez puedes reaccionar dejando ese trabajo.

7. Libérate de la gente que te detiene

Creo que es valiente estar ahí para las personas que te necesitan. Lo difícil, sin embargo, es poder decirle a alguien si realmente quiere que tú estés allí para esa persona. Si ese es el caso, se valiente y mantente allí para ellos pero si la persona no está lista para aceptar tu ayuda y te está reteniendo entonces se valiente para seguir adelante sin ellos.

Es posible que alguien te esté frenando de alguna manera, pero hasta cierto punto también le estás permitiendo que lo haga. Tal vez sea un cliente que nunca parece estar satisfecho con el trabajo que estás haciendo. Pasas demasiado tiempo tratando de complacerlos y nunca funciona. En algún momento tienes que darte cuenta de que es mejor que te vayas.

8. Convierte un gran problema en un pequeño problema

Este es muy parecido al punto 3 de la lista pero lo que quiero decir con esto es que la mayoría de los problemas en nuestras vidas no son tan grandes como creemos que son. Creo que tenemos una tendencia a hacer que los problemas parezcan más grandes por lo que le damos más importancia en nuestras vidas.

No estoy diciendo que un problema no puede ser un gran problema. Pero si pones el problema que tienes en una perspectiva diferente, puedes darte cuenta de que realmente no es un gran problema y que en realidad es solo algo insignificante.

Por ejemplo, supongamos que pierdes a tu mayor cliente. Eso puede parecer un gran problema pero sigue respirando. El sol saldrá de nuevo mañana. Vuelve al trabajo y encuentra un nuevo cliente o dos nuevos clientes. Sigue avanzando y no te detengas en algo que realmente no es un problema.

9. Edúcate a ti mismo

Dicen que el conocimiento es poder y en este caso esta afirmación es absolutamente cierta. Cuando aprendes sobre algo, te sientes más cómodo con el tema. Cuando te sientes más cómodo te vuelves más confiado. La confianza es la clave para convertirse en un individuo más valiente.

Piensa en las cosas que más temes. ¿Por qué les temes? Por ejemplo, pensemos en hablar en público. Hay muchas personas en este mundo que no les gusta hablar en público. De hecho, detestan hablar frente a grandes grupos de personas. Cuando se ponen de pie frente a grupos grandes siempre se ponen nerviosos y temen lo peor. Sus cerebros de repente comienzan a tener pensamientos irracionales e ilógicos que causan estragos en el resto de su sistema.

Hablar en público, sin embargo, es algo que no necesita ser temido. Las personas valientes se toman el tiempo para aprender sobre las cosas que más temen. Los grandes oradores públicos son geniales no porque tengan mucho coraje, sino porque han aprendido los trucos del oficio y tienen confianza en sus habilidades. Tomarse el tiempo para aprender más sobre lo que más temes te permitirá desarrollar confianza. A su vez, serás una persona más valiente y resiliente.

10. Sé disciplinado

La disciplina personal es extremadamente importante cuando se trata de ser más valiente. Cuando enfrentes tus miedos, es importante que te responsabilices de dar un paso atrás cuando te tambalees.

Cuando se trata de ser disciplinado, debes entender qué es lo que deseas lograr y cuáles son tus metas ¿Está buscando sentirse más cómodo hablando frente a grandes grupos de personas? ¿Estás buscando superar tu miedo a las alturas? ¿Estás buscando tener menos miedo de arriesgarte? ¿Estás buscando nuevas oportunidades? Si estás buscando salir de tu zona de confort, arriesgarte más y volverte más valiente, necesitas autodisciplina.

La disciplina no solo te ayudará a comprender tus objetivos, sino que te ayudará a alcanzarlos. A medida que buscas construir tu confianza y convertirte en una persona más valiente, vas a flaquear y enfrentar el fracaso. Tú posiblemente también enfrentarás adversidad y oposición. Cuando se trata de ser valiente, debes aprender a defender lo que crees y proceder a luchar contra los contratiempos.

La disciplina te ayudará a mantenerte encaminado hacia el logro de tus objetivos, de superar tus temores y convertirte en una persona más valiente.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

Deja un comentario