El mito del “más”: ¿Por qué no te hará feliz?

0

Tener más

“No estropees lo que tienes deseando aquello que no tienes; recuerda que lo que hoy tienes alguna vez fue aquello que deseaste.”
Epicuro

A todos nosotros se nos enseña en casi todos los ámbitos de la vida que tener más es la clave de la felicidad.

¿No estás satisfecho con tu trabajo? Eso es porque quieres más dinero.

¿Estás descontento con tu casa? Necesitas más espacio.

¿Aburrido de tus gadgets y juegos de ordenador? Tú quieres comprar muchos más.

Como probablemente has experimentado en tu propia vida, simplemente tener más no tendera a hacerte más feliz. Puede que algunas vez hayas recibido un buen aumento de sueldo sólo para terminar aumentando tus gastos proporcionalmente, por lo tanto sabrás que si no estás satisfecho con 30.000 € es muy probable que tampoco estés satisfecho con de 40.000 €.

Y si alguna vez has comprado un nuevo aparato electrónico o un juego convencido de que va a hacerte feliz, te habrás dado cuenta la rapidez con la emoción de “nuevo” desaparece.

Más no siempre es mejor

Nuestra sociedad nos promete que el más es el camino a seguir – en particular cuando esto puede ser contabilizado, como el dinero las posesiones o los peldaños de tu carrera profesional.

A veces sin embargo, acumulando más simplemente no te va a ayudar. Por ejemplo: si estás en una carrera que no te gusta, cada paso que des para llegar a la cima de dicha carrera te estará llevando más y más en la dirección equivocada. Tú no estás consiguiendo ser más feliz.

Otras veces aunque tener más podría parecer bueno en un primer momento, en realidad no es una solución para los problemas de fondo. Si eres un adicto a los juegos de azar, es posible creer que todo lo que necesitas para ser feliz es más dinero… pero cuanto más obtengas más jugaras.

En un nivel más cotidiano, si ganas más dinero podrás mudarte a una casa más grande con mejores muebles pero también vas a terminar pagando más por un seguro de hogar, por el mantenimiento del mismo, etc. Además permanecerás largas horas trabajando sólo para mantenerte al día con tu nuevo estilo de vida.

Incluso si logras el sueño de “convertirte en un millonario”, puede que te llegues a encontrar insatisfecho: cortando con antiguos amigos, haciendo frente a nuevas molestias, preocupaciones, etc.

La gente asume que si has acumulado dinero entonces lo has logrado usando alguna manera indigna o es que eres un avaro, ambos son estereotipos negativos.

Cómo ser feliz con menos

El secreto entonces es no seguir intentando perseguir buscar más. Tienes que darte cuenta que lo que ya tienes es valioso y tienes que sacar el máximo provecho de eso.

Una forma fácil de empezar es con un diario de gratitud. Probablemente has visto que la “gratitud” se menciona en todo los sitios que hablan de superación personal en los últimos años y por una buena razón: ¡Funciona! Se ha demostrado multitud de veces que escribir sobre lo que estamos agradecidos en realidad te hace más feliz

También puede ir deliberadamente en contra de la presión social por el más y empezar a pensar acerca del por qué tener menos podría hacerte más feliz y cómo puedes avanzar hacia ese objetivo. Por ejemplo:

  • Menos desorden: vende elementos no deseados por internet, déselos a la caridad o recíclelos.
  • Menos estrés: considere un cambio de carrera o tome un trabajo que aunque ganes un poco menos sea mucho más relajado.
  • Menos compromisos: Deja de decir “sí” a todo y comienza a realizar sólo las cosas que quieras hacer de todo corazón.
  • Menos problemas de salud: Piensa cómo dejar de fumar o beber menos.

Y por último, mira que es lo que valoras. Si has estado buscando más dinero o un puesto de trabajo con más responsabilidad, ¿Cuál es la motivación detrás de esto? Tal vez lo que realmente quieres es sentir que estás haciendo una contribución (y tal vez el voluntariado es una mejor manera de lograrlo). O quizás quieres estar seguro de que tu familia estará a salvo y segura (y tal vez el cambio a una casa más pequeña te daría un respiro financiero y paz para la mente).

No dejes caerte en la trampa de perseguir el más creyendo que eso te hara feliz. En cambio mira todas las cosas buenas que ya tienes y todas las partes maravillosas de tu vida, como tu familia y amigos los cuales no pueden ser puestos sobre una hoja de balance contable.

Tómese el tiempo para disfrutar de todo esto y serás mucho más feliz que si pasaras todo tu tiempo libre tratando de obtener siempre más.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

Deja un comentario