El secreto de la felicidad financiera

0

Felicidad financiera

“Con un ingreso anual de veinte libras y un gasto anual de diecinueve libras, el resultado es la felicidad. Con un ingreso anual de veinte libras y un gasto anual de veintiún libras, el resultado es la miseria”
Mr. Micawber, en David Copperfield de Charles Dickens – 1850

Seguro que ya conocías este secreto.

Pero tal vez no te gustaba pensar en ello.

Si estás tratando de mejorar tu situación financiera, es necesario lo siguiente:

  • Gastar menos
  • Ganar más

Incluso en este mundo post-crisis de crédito, es muy fácil para nosotros incluir más y más gastos en las tarjetas de crédito. Es decir, es muy fácil acumular más deudas – con nuestros gastos constantemente superando nuestros ingresos.

Sé cómo te sientes. Algunas veces en mi vida, he estado yendo de gasto en gasto con la esperanza de que algo vaya a “cambiar la situación“. Pero con el tiempo, he tenido que reducir fuertemente mis gastos – a sabiendas de que un corte rápido y temporal de los gastos no es peor que meses o años de miseria en las cuales las deudas me pudieran llevar.

Puedes comprar decenas de libros sobre gestión financiera (y estoy seguro de que vas a aprender mucho en el camino) pero en última instancia, nada puede realmente ayudarte a menos que tú termines gastando menos de lo que ganas.

Casi todos nosotros podemos reducir un poco nuestros gastos y esto es mucho más fácil que conseguir ganar más dinero.

Paso 1: Determina cuál es tu posición actualmente

Tal vez estas tratando de no pensar demasiado acerca de tus gastos, simplemente los llevas a cabo y esperas manejarlo lo mejor posible. O tal vez, ya estás tratando de reducir lo que gastas, tal vez saliendo a comer afuera con menos frecuencia o comprando productos genéricos en lugar de los de marca.

De cualquier forma, te resultará muy útil calcular en qué posición económica estas actualmente. ¿Cuánto estás gastando cada mes? y ¿Cuántos de esos gastos son esenciales (por ejemplo: el alquiler, la electricidad) versus los no esenciales (por ejemplo: TV por cable, conexión de banda ancha, una membrecía en un gimnasio)?

Al mantener un registro de lo que gastas en un mes, es casi seguro encontrar algunas sorpresas. La primera vez que hice esto me quedé muy sorprendido por lo mucho que me podría gastar en una tarde (¡Tarde muy tranquila por cierto!). Las cosas pequeñas como cafés, bocadillos, bebidas, etc. en realidad aumentan los gastos con rapidez.

Paso 2: Trabaja pensando en que gastos puedes recortar

Una vez que hayas hecho el seguimiento de tus gastos durante un mes y lo hayas anotado, comienza repasando toda la lista. Recorta lo que vayas viendo en la lista uno por uno hasta que tu gasto sea menor que tú ingreso mensual:

  • Cualquier cosa que no tengas necesidad de comprar y que realmente en el fondo no desees comprar. ¿No pudieras eliminar esto por completo?
  • Todo lo que desees pero que en realidad no te traen ningún beneficio. ¿Vale la pena realmente gastarse 49.99 € en un nuevo juego de ordenador cuando apenas tienes tiempo para jugar?
  • Cualquier cosa que sea costoso y que necesites pero que se pueda reducir. Si el alquiler es muy alto, ¿Podrías mudarte? Si gastas 200 € en ropa ¿Podrías conseguir algo igual de funcional por solo 50 €?

Yo no recomendaría que recortaras en todo y menos en lo imprescindible. No hay nada malo en gastar dinero en cosas que te gustan. El truco consiste en realizar algunas compras de cosas que realmente necesites, en lugar de botar el dinero en cosas en las cuales realmente no deseas.

Paso 3: Crea un presupuesto

No creo que un presupuesto sea incómodo o complicado. Todo lo que necesitas hacer es averiguar lo que deberías gastar en diferentes categorías. Algunos gastos serán fijos (por ejemplo: el alquiler) – otros fluctuaran.

Es posible que desees utilizar un sistema de sobres: saca dinero en efectivo cada semana para los gastos variables y divídelos en los sobres para:

  • Comestibles
  • Artículos para el hogar
  • Entretenimiento / comer fuera

… Y así sucesivamente.

Solo podrás gastar el dinero que está en ese sobre – deja tus tarjetas en casa. Puedes transferir el dinero a la próxima semana (o mes) o incluso transferir el dinero entre sobres – pero no puede exceder tu límite de presupuesto total.

Paso 4: Ten cuidado con el dinero que ahorras

Si estás endeudado, puedes utilizar tus ahorros para salir de ellos. También vale la pena considerar tener un fondo de emergencia (gastos repentinos e inesperados que pueden surgir de vez en cuando, a menudo en el peor momento posible). Si tienes 500 € o 1.000 € escondidos en el banco, puedes hacerle frente a situaciones de emergencia sin tener que recurrir al crédito.

Si no tienes deudas y tienes un fondo de emergencia para cuestiones de salud, asegúrate de poner tus ahorros en un lugar seguro, como en una cuenta bancaria separada. No tiene mucho sentido mantener un presupuesto y ver que tus gastos se van comiendo todo este dinero al final del mes.

Recuerde – el verdadero secreto de la felicidad financiera es gastar menos de lo que gana.

¿Cómo podrías empezar a hacer esto en esta semana? (Y si vas a comenzar a administrar tus finanzas, nos encantaría escuchar tus sugerencias en los comentarios)


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

Deja un comentario