Enseñe a sus niños a cómo fijar metas que cumplan sus sueños

3

Enseñe a sus niños a cómo fijar metas

“Es más fácil formar niños fuertes que reparar a hombres rotos.”
Frederick Douglass

Aprender a establecer metas y cumplir con ellas es una destreza valiosa que nos sirve en todos los aspectos de nuestras vidas, empezando con nuestra salud emocional y física y terminando con nuestro desarrollo profesional. Enseñar a nuestros hijos cómo hacer esto garantizará que tengan las habilidades necesarias para convertirse en adultos felices y exitosos.

Sin embargo el concepto “fijación de metas” puede ser demasiado abstracto para muchos niños. Su naturaleza impulsiva puede ser contraria a la planificación, el trabajo duro y la dedicación necesaria para alcanzar muchas metas. Pero hay numerosas cosas que puedes hacer para ayudar a tus hijos a aprender esta habilidad comenzando cuando son muy jóvenes.

Cómo enseñar a sus hijos a fijar metas

He aquí cómo usted puede enseñar a sus hijos a establecer y alcanzar sus metas:

1. Comience temprano

Incluso los niños muy pequeños pueden comenzar a practicar la fijación de metas con las tareas diarias. Anime a sus hijos a llevar a cabo diferentes tareas poniéndolas como una meta, tales como vestirse solo o hacer la cama.

Comience con el anuncio de la meta – “Hoy, nuestra meta será vestirte solo” – luego anuncie cada uno de los pasos previos a su realización: “En primer lugar, tenemos que elegir lo que queremos usar. A continuación, tenemos que ponernos los pantalones…” y así sucesivamente. Estas pequeñas metas se realizan fácil y rápidamente y este proceso le ayudara a su niño a entender los pasos necesarios para identificar y alcanzar dicha meta.

2. Déjelos que sigan adelante

Puede ser tentador decirle a sus hijos las metas que deben tratar de alcanzar (y esto será una tentación con la cual lucharas durante toda su vida), pero será más fácil conseguir que ellos inviertan timpo en el proceso de determinar sus propias metas. Hable con sus hijos acerca de lo que ellos quieren. No rechace sus metas diciendo que son frívolas o que no valen la pena.

Incluso si su objetivo es tan simple como conseguir una PlayStation, hable con ellos acerca de cómo se puede lograr esto, por ejemplo: haciendo más tareas y ahorrando. Si no están entusiasmados con sus objetivos, no los van a llevar a cabo.

3. Haga un Plan

Una vez que su hijo tenga la habilidad de establecer y alcanzar pequeñas metas, comience a identificar las grandes metas y haga un plan para conseguirlas. Ayude a su niño a identificar cada uno de los pasos necesarios para alcanzar esa meta. Por ejemplo: si el objetivo es obtener una calificación más alta en un examen de matemáticas, las medidas podrían incluir el establecer una hora más de estudio cada noche, tener un cierto número de exámenes de práctica, tener clases de refuerzo y revisar las pruebas anteriores para identificar los errores.

Crear un plan detallado hace que el logro de una meta sea más accesible al romper la misma en pequeños pasos, cada una de ellas puede infundir una sensación de logro cuando se consiguen. La creación de este tipo de plan también ayuda a ilustrar la diferencia entre las metas a corto y a largo plazo (las metas a largo plazo se pueden conseguir dividiéndola a su vez en varias metas a corto plazo).

4. Sea realista

Los niños a menudo no entienden la cantidad de trabajo u otros requisitos necesarios para cumplir con algunos objetivos. Aprender a montar a caballo puede parecer emocionante y fácil de hacer pero en realidad requiere de mucho entrenamiento. Su hijo puede desear asistir a un campamento intensivo de verano pero no se da cuenta lo caro que es.

Ayude a sus niños a entender cómo ser realistas en cuanto a la fijación de objetivos, tanto en el objetivo que se elija y en el plan que se establece para alcanzarlo. Por ejemplo, aprender a montar a caballo en una hora no es realista, pero aprender a hacerlo en un fin de semana podría ser. No descarte las metas de sus hijos pero ayudares a entender los pasos necesarios para alcanzarlos y luego aliéntelos y ofrézcales su ayuda donde pueda.

5. Sea su animador

A medida que su hijo o hija trabaje hacia el logro de un objetivo, monitoree su progreso y celebre el éxito. Ofrezca su apoyo cuando sea necesario y fomente el buen trabajo que está haciendo. Su hijo va a progresar mediante un refuerzo positivo y se sentirá mucho mejor con el éxito alcanzado. En el futuro, su hijo tendrá que establecer y alcanzar metas sobre la base de este refuerzo positivo.

Aprender a establecer metas no es intuitivo. Los niños deben ser alentados a desarrollar esta habilidad valiosa para el éxito posterior en la vida. Comenzar temprano y ofrecer orientación y aliento puede ayudar a aprender a corto y largo plazo el establecimiento de metas para el éxito.

“He descubierto que la mejor manera de dar consejos a los niños es averiguar primero que desean y en seguida aconsejarles que lo hagan.”
Harry S. Truman


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

3 comentarios

  1. Buenas tardes Oliver, tal y como comentábamos esta misma semana; hay que empezar desde niños a conocer lo que nos deparará el “mundanal mundo”, si desde temprana edad conocen el esfuerzo para conseguir qué tipo de cosas, si aprenden a valorar las necesidades, si se fijan metas y poco a poco van consiguiéndolas, tendrán mucho ganado a la hora de hacerse mayores, aunque con esta mentalidad siempre podrán seguir siendo “niños” y hacer realidad sus sueños.

    Buen fin de semana !!

    • Oliver Araujo en

      Efectivamente Yván, creo que la vida fuera muy diferente si a todos inculcaran desde niños el valor de soñar con lo queremos y luchar por ello.

      Gracias de nuevo por tu comentario y por cierto el articulo de tu blog ¿Qué quiero ser de mayor?, me dio la inspiración para redactar esta entrada.

      Buen fin de semana igualmente.

      • Me lo dijiste, si, me alegra escucharlo; eso es el mejor ejemplo de unas buenas sinergias. Seguimos en contacto y te preparo algo para esta semana próxima. Un saludo

Deja un comentario