Cómo recuperar la felicidad después de la tormenta.

Recuperar la felicidad

“Estoy decidida a ser alegre y feliz en cualquier situación en la que pueda encontrarme. Porque he aprendido que la mayor parte de nuestra miseria e infelicidad no está determinado por nuestras circunstancias, sino por nuestra disposición.”
Martha Washington

¿Muchas personas me preguntan si en realidad es posible recuperar la felicidad después de haber vivido una perdida muy grande, experimentado una difícil situación o vivido un sufrimiento muy grande?

Cómo si esa respuesta dependiera de lo externo y que la persona no tuviera total control sobre sus sentimientos y emociones.

La respuesta es indudablemente una sola, de ti depende que esa felicidad que es totalmente tuya brille en todo su esplendor si así lo decides.

Es obvio que no podremos cambiar las circunstancias dolorosas que nos suceden, ni podemos revivir a quiénes ya se han ido, ni recobrar nuestras pertenecías perdidas en un abrir y cerrar de ojos, nada de eso está bajo nuestro control; de lo que si tenemos control es de nuestra forma de reaccionar ante la vida, de los pensamientos que tenemos, de lo que sentimos y de esa elección vendrá el resultado de poder ser feliz aún a pesar de la tormenta.

La estrategia efectiva para que recuperes tu felicidad entonces es…

Mantén presente que eres dueño de tus elecciones, reacciones, pensamientos y sentimientos: Sabiendo esto, elige ver lo bueno que existe en cada experiencia que vives, no te centres en sufrir más, en sentirte víctima y en cerrarte a no aceptar las cosas tal como son en el momento. Elige creer que todo pasa por una buena razón y que a pesar de que en ese momento no encuentres la respuesta a ello, o no lo entiendas y todo te parezca oscuro; tarde o temprano se develara el secreto escondido en ello y tu habrás crecido más, haciéndote más fuerte y más sabio.

Elige pensar en positivo con fe de que siempre hay una posibilidad al final de la tormenta porque después de la tormenta viene la calma.

Elige reaccionar maduramente y no como un niño berrinchudo, elige pensar que dentro de ti hay felicidad escondida y sacarla a brillar para contribuir en la sanación tanto de tu persona como de otros.

4 pequeños pasos que te ayudara a recuperar la felicidad

1. Acepta el hecho de que te sientes terrible, solo y sin valor.

Sí, sientes que tu corazón y tu mente han sido golpeados. Te sientes derrotado. Te sientes solo. Está bien sentirse mal. Es normal. Estás experimentando una pérdida y eso duele. Está bien que duela. Siéntate con tu tristeza por un momento y permítete sentir cómo te sientes.

2. Sal de ese charco de autocompasión.

No importa cómo te sientas, es completamente inaceptable estar sentado en pijama durante días, sin hacer nada más que llorar. Puede sonar duro, pero tienes que controlarlo. Te sientes horrible, sí, pero la vida continúa. Levántate y vístete. Ponte en marcha. Haz algo, cualquier cosa- además de estar sentado sintiendo lástima por ti mismo.

3. Aprende de la angustia y déjala ir.

Cada desamor y perdida duele. Realmente lo hace. Incluso cuando sales con tus amigos y te dices a ti mismo que eres genial y haces todas las cosas que amabas hacer, probablemente te seguirás sintiendo bastante mal a veces. Permítase sentirse mal (¡pero no por mucho tiempo!) Y piense cómo puedes aprender del dolor que sientes. Realmente creo que hay una lección en todo y cada experiencia dolorosa por la que he pasado me lo ha demostrado.

4. Reúne a tus mejores amigos y haz algo fabuloso.

Siempre que estés pasando por un momento difícil, una de las mejores cosas que puedes hacer es rodearte de las personas que te aman. Rodéate de gente positiva, feliz y cariñosa e instantáneamente comenzarás a sentirte mejor. Piensa en algo que realmente te encanta hacer y hazlo. Lleva a tus amigos y emprende una aventura fabulosa, incluso si esa aventura es solo una noche de cena. ¡Sal y Diviértete!

Unas palabras finales

Todo en esta vida tiene solución excepto la muerte, incluso en los momentos más difíciles y en las pruebas más duras hay cabida para el humor, el poder reírte de tu propia dificultad te da una cálida esperanza de que si fuiste capaz de sonreír por un segundo, de manera indudable hay más risas guardadas dentro de ti para reconstruir los pedazos de tu corazón y seguirte fortaleciendo para continuar viviendo la vida sin sentirte víctima de ella.


Sobre el Autor

Psicóloga, fundadora y directora Portal Psicoéxito. Especialista en superación personal, ley de atracción y desarrollo humano. Portal Psicoexito: www.psicoexito.com

1 comentario

  1. soy una persona muy indecisa a veces siento que todo esta perdido que ya nada tiene sentido en verdad me siento muy mal me gustaría volver a sonreír como antes lo hacia ahora todo me fastidia me incomoda me enojo de cualquier cosa no quiero que mi pareja me toque reniego con el todo lo que el hace esta mal a veces pienso que ya no lo amo como lo amaba por tantas cosas que el me hizo se que necesito ayuda por favor si me pudieran responder me gustaría entrar a tratamiento.

Deja un comentario