25 formas inteligentes y sencillas de motivarte a ti mismo

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Motivarte a ti mismo

“La gente a menudo dice que la motivación no dura. Bueno, tampoco lo hace un baño. Es por eso que lo recomendamos diariamente.”
Zig Ziglar

Algunos días te despiertas motivado y listo para luchar por tus sueños. Otros días las cosas se sienten que avanzan muy despacio a medida que surgen y es difícil ponerse en marcha y encontrar ese impulso interno que necesitamos.

Al menos en mi propia experiencia.

En los últimos años he encontrado algunas estrategias simples e inteligentes que me han ayudado a volver a estar animado y seguir avanzando hacia mis objetivos.

25 formas inteligentes y sencillas de motivarte a ti mismo

Aquí tienes 25 consejos y hábitos para que consigas hacer exactamente eso.

1. Solo comienza y después busca motivarte.

No tienes que esperar estar motivado para comenzar. Si quieres trabajar de manera constante todos los días a veces simplemente tienes que ponerte manos a la obra. Lo curioso es que después de haber trabajado durante un tiempo, las cosas se vuelven más fáciles, más divertidas y comienzas a estar más motivado.

2. Haz tareas pequeñas si las grandes te llevan a posponer las cosas.

Si sientes que un proyecto o tarea es demasiado grande y abrumadora, no permitas que eso te lleve a postergar las cosas. Es mejor que dividas las metas en pequeños pasos y luego toma solo uno de ellos a la vez para comenzar a avanzar.

3. Reduce las distracciones diarias.

Es difícil enfocarte cuando tienes distracciones fácilmente accesibles a tu alrededor. Así que cierra la puerta de tu oficina. Coloca tu móvil en modo silencioso y ponlo en el otro extremo de tu espacio de trabajo o en tu casa.

4. Busca que otros se responsabilicen de tu vida.

Diles a tus amigos lo que harás por las redes sociales, por teléfono o en la vida real. Pídale a uno o más de ellos que controlen regularmente tu progreso. Al hacer esto será mucho menos probable que intentes evitar las cosas o que te rindas ante el primer obstáculo.

5. Obtén motivación de personas cercanas a tu vida.

Pasa menos tiempo con personas negativas que siempre miran el lado oscuro o apático de las cosas. Y pasa la mayor parte del tiempo con gente entusiasta o motivada y deja que su energía fluya hacia ti.

6. Obtén motivación de personas que no conoces.

No te limites solo a la motivación que puedes obtener de las personas más cercanas ti. Hay un montón de libros motivadores, blogs e historias de éxito que puedes aprovechar para renovar tu motivación.

7. Oye música que te de energía.

Una de las cosas más simples que hago cuando me siento con poca energía o motivación es oír música que sea optimista y/o que me inspire de alguna manera. Tomar descanso oyendo algunas canciones o trabajar mientras las escuchas por un tiempo generalmente funciona bien.

8. Sé optimista.

El pesimismo puede agotar tanto tu motivación como tu energía. Pero una forma positiva y constructiva de mirar las cosas puede por otro lado energizar y recargar tu motivación. Cuando te encuentres en una situación negativa, hazte preguntas como: ¿Qué hay de bueno en esto? ¿Qué oportunidad escondida se puede encontrar aquí?

“Sé miserable. O motívate a ti mismo. Lo que sea que hagas, es siempre tu decisión.”
Wayne Dyer

9. Sé amable contigo mismo cuando tropieces.

Es muy fácil caer en la trampa de culparte cuando tropiezas o fracasas. Pero eso no funciona tan bien según mi experiencia. Simplemente te sientes peor y menos motivado. Por lo tanto intente esto la próxima vez: se amable contigo mismo, vuelve a empujarte para seguir en el camino en el que ya estabas y da un pequeño paso hacia adelante.

10. Utiliza los fracasos para aprender.

Para que tus contratiempos sean más valiosos y menos hirientes, sé constructivo al respecto. Cuando te tropieces pregúntate: ¿Qué puedo aprender de este revés? Luego ten en cuenta esta lección y toma medidas al respecto para mejorar lo que haces.

11. Compárate contigo mismo y ve cuán lejos has llegado.

Usa este consejo en lugar de desanimarte a ti mismo y a tu motivación al compararte con otros que están muy por delante de ti.

12. Compite de manera amistosa.

Cuando estés en la escuela o en el trabajo, realiza una competencia amistosa con un amigo para por ejemplo: terminar primero una tarea aburrida o rutinaria. Este sencillo elemento de competencia tiende a animar las cosas. Si lo deseas también puedes agregar un pequeño premio para obtener motivación adicional como que el ganador obtendrá un helado gratis o una cerveza de la otra persona.

13. Recuérdate a ti mismo por qué estás trabajando.

Cuando te sientes desmotivado y con poca energía es fácil olvidarte del por qué estás haciendo algo. Así que tómese 2 minutos y anota tus 3 razones principales para hacer lo que estés haciendo: graduarte de la universidad, hacer ejercicio, ahorrar ese dinero extra u cualquier otra cosa. Pon esa nota donde puedas verla todos los días o guárdala en tu móvil para acceder fácilmente a ella cuando necesites un estímulo motivacional.

14. Recuérdate a ti mismo de qué te estás alejando.

También puedes motivarse para volver a empezar observando el impacto negativo de permanecer en tu camino actual. Pregúntate: ¿Cuáles serán las consecuencias si continúo en este camino por 1 año más? Y ¿Qué pasa si sigo igual durante otros 5 años? Descubrí que este ejercicio me ha dado el puntapié que necesitaba muchas veces en los últimos años.

15. Sé agradecido por lo que tienes.

Cuando la motivación se está agotando es fácil comenzar a ver tu vida y todos los aspectos de ella a través de una lente negativa. Para enfocarse en lo que todavía tienes, en quién eres y recargarte con positivismo y motivación, hazte la siguiente pregunta: ¿Cuáles son las 3 cosas que a veces doy por sentado pero que puedo agradecer en mi vida? Mis respuestas serían por ejemplo: un techo sobre mi cabeza, agua limpia y no tener que pasar hambre.

16. Organiza tu espacio de trabajo.

Tómese un par de minutos para limpiarlo. Encuentro que tener un espacio de trabajo ordenado y minimalista me ayuda a pensar con más claridad y me siento más enfocado y listo para abordar la siguiente tarea.

17. Reduce tu lista de tareas a solo una.

Una lista de tareas demasiado grande puede desmotivarte. Intenta reducir tu lista de tareas pendientes a solo un elemento. El que es más importante para ti en ese momento o quizás aquella tarea que has postergado durante demasiado tiempo. Luego comience dando un paso ya sea grande o pequeño. Y ten otra lista escondida en algún lugar donde no puedas verla con otras tareas que hacer para más adelante.

18. No te olvides de descansar.

Según mi experiencia pocas cosas pueden agotar más la motivación como simplemente trabajar sin parar. En su lugar, trabaja durante 45 minutos cada hora y usa el resto para tomar un descanso en el que puedas comer un refrigerio, salir a tomar aire fresco o realizar un poco de estiramiento.

19. Ajusta el tamaño de tu objetivo.

Si tener gran objetivo en tu vida te hace sentirte abrumado, establece un objetivo más pequeño para renovar tu motivación. Y si un objetivo más pequeño no parece suficientemente inspirador, trata de apuntar más alto y hacerlo un objetivo más grande y ver cómo eso afecta tu motivación.

20. Haz ejercicio.

Hacer ejercicio no solo afecta tu cuerpo. Encuentro que tan solo 20-30 minutos levantando pesas en el gimnasio (gym) me libera de tensiones internas, del estrés y me hace sentir más centrado.

21. Tómese 2 minutos para mirar los éxitos que ya has conseguido.

Cierra los ojos y deja que los recuerdos de tus mayores éxitos sin importar en qué parte de tu vida lleguen a tu mente. Deja que esos recuerdos positivos aumenten tu motivación.

22. Recompénsate y celebra tus éxitos.

Si estás esperando obtener una buena recompensa después de terminar una tarea o un proyecto entonces tu motivación tendera a aumentar. Si celebras un éxito de alguna otra manera por ejemplo: tomando 1 minuto para apreciar lo que hiciste o contándole a alguien sobre tu éxito, entonces esto también suele recargar tu motivación y positividad.

23. Investiga un poco antes de comenzar.

Aprender de las personas que han ido adonde quieres ir puede ser una gran fuente de motivación y puedes aprender de sus errores. Esto es importante para no desmotivarte cuando las cosas no suceden tan rápido como deseabas.

24. Toma un descanso meditando por 2 minutos.

Cuando mi mente está un poco cansada o quizás incluso sobrecargada, mi energía y mi motivación disminuyen. Así que por las tardes o cuando es necesario, tiendo a sentarme con los ojos cerrados y me concentro solo en mi respiración durante 2 minutos. Esto despeja mi mente y me libera las tensiones internas.

25. Sal a la naturaleza.

Pocas cosas me dan tanta energía y motivación para asumir el control de mi vida. Así que a menudo salgo a caminar por el bosque o por la montaña y estoy allí un momento con la naturaleza, el aire fresco y no pienso en nada especial.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Acerca del Autor

Creador del blog éxito y superación personal y del libro Camino a la superación. Aunque desde pequeño siempre tuvo inquietud por los temas relacionados con la transformación y la superación personal no fue hasta hace unos años cuando decidió retomarlo y convertirse en un estudiante activo del campo de la psicología positiva, la motivación, el éxito y la búsqueda de la felicidad.

Deja un comentario

Compartir
+1
Twittear
Pin
Compartir