60 frases de Mary Shelley (Autora de Frankenstein)

0

frases de Mary Shelley

Aquí encontraras una colección de frases de Mary Shelley sobre una gran diversidad de temas como el deseo, la maldad, el dolor, el conocimiento y el placer.

Mary Wollstonecraft Godwin quien después de casada paso a llamarse Mary Shelley, fue una novelista, ensayista, escritora de cuentos, dramaturga y biógrafa británica más conocida por su novela gótica “Frankenstein o el moderno Prometeo” la cual es reconocida por ser la primera novela de ciencia ficción moderna.

A pesar de que los críticos se mostraron escépticos sobre la historia de la novela, esta comenzó a obtener críticas muy positivas después de que se hicieran varias adaptaciones teatrales a mediados del siglo XX.

Los críticos han apreciado el valor estético y moral de sus obras que también han sido objeto de estudio por la crítica femenina. Mary también editó las obras de su esposo Percy Shelley quien era poeta y filósofo y se dedicó a promover su poesía y a preservar su lugar en la historia literaria.

He seleccionado algunas de las mejores frases de Shelley sacadas de sus novelas, libros, ensayos y cuentos. ¡Disfrútalas!

Te invito también a leer estas frases de Shirley Jackson

Las mejores frases de Mary Shelley

1. “Es justicia, no caridad lo que está deseando el mundo.”

frases de Mary Shelley

2. “No deseo que las mujeres tengan más poder que los hombres, sino que tengan más poder sobre sí mismas.”

frases de Mary Shelley

3. “Nada es tan doloroso para la mente humana como un gran y repentino cambio.”

frases de Mary Shelley

4. “¡Cuán extraña es la naturaleza del saber! Se aferra a la mente como el musgo a la roca.”

5. “Ningún hombre elige el mal porque sea malo; sólo lo confunde con la felicidad, que es el bien que busca.”

6. “La vida, aunque puede que sea sólo una acumulación de angustia, me es querida y la defenderé.”

7. “Estamos ligados por vínculos tenues a la prosperidad o a la ruina.”

8. “Me vengaré de mis sufrimientos; si no puedo inspirar amor, desencadenaré el miedo.”

9. “La elegancia es inferior a la virtud.”

10. “Vea cuán peligrosa es la adquisición de conocimientos y cuánto más feliz es el hombre que acepta su lugar en el mundo en vez de aspirar a ser más de lo que la naturaleza le permitirá jamás.”

11. “Quien no haya experimentado la seducción que la ciencia ejerce sobre una persona, jamás comprenderá su tiranía.”

12. “El comienzo es siempre hoy.”

13. “La soledad era mi único consuelo, una soledad profunda y negra como la muerte.”

14. “¿Por qué debo respetar al que me desprecia?”

15. “Hay algo obrando en mi alma, que no entiendo.”

16. “Busca serenamente la felicidad y evita la ambición, aunque ésta sea en apariencia tan inofensiva como la que persigue el camino de la ciencia.”

17. “Los compañeros de nuestra infancia siempre poseen un cierto poder sobre nuestras mentes que difícilmente cualquier amigo posterior podrá obtener.”

18. “La invención, debe ser admitido humildemente, no consiste en crear desde el vacío, sino desde el caos.”

19. “Es difícil creer que el destino de un hombre sea tan bajo que le lleve a nacer sólo para morir.”

20. “Nada contribuye tanto a tranquilizar la mente como un propósito firme.”

21. “Hay un amor en mí como nunca has visto. Hay una rabia en mí que nunca debería escapar. Si no estoy satisfecho con uno, complaceré al otro.”

22. “Mi vida podría haber sido fácil y llena de lujos, pero he preferido la gloria a la seducción que la riqueza depositaba en mi camino.”

23. “Aprende de mis miserias y no busques aumentar las tuyas.”

24. “Los jueces prefieren condenar a diez inocentes antes que permitir que quede un culpable sin castigo.”

25. “No desesperaremos. No somos cobardes ni fatalistas; creemos que Dios ha puesto en nuestras manos los medios para nuestra supervivencia y vamos a sacarles el máximo provecho.”

26. “Cualquier inteligencia normalmente dotada que se dedique con interés a determinada área, llega sin duda a dominarla con cierta profundidad.”

27. “El lobo se vestía con piel de cordero y el rebaño consentía el engaño.”

28. “Mis sueños eran más fantásticos y magníficos que mis escrituras.”

29. “El gesto contrariado, la mirada perdida, ponían en su rostro una mezcla de cobardía y temor.”

30. “La misma energía que lleva a un hombre a convertirse en villano, haría de él algo útil para la sociedad si esa sociedad estuviese bien organizada.”

31. “Los hombres necesitan hasta tal punto aferrarse a algo que son capaces de plantar las manos sobre una lanza envenenada.”

32. “No se puede concebir la variedad de sentimientos que me llevaban adelante, como un huracán, con el primer entusiasmo de éxito.”

33. “Transitamos sin alegría por los laberintos sin senderos de la sociedad hasta que damos con esa pista que nos conduce al paraíso a través de esa maraña.”

34. “La mera visión del mar solía provocarme las sensaciones que experimenta un cazador cuando oye el griterío de una jauría de perros.”

35. “La guerra es el juego del estadista, la dicha del sacerdote, la burla del abogado y la profesión del asesino mercenario.”

36. “Mi mayor placer es el disfrute de un cielo sereno en medio de estos bosques verdes: me encantan todos los cambios de la Naturaleza, la lluvia, tormenta, y las hermosas nubes del cielo.”

37. “¡Cuánto debilita el sufrimiento la capacidad de sentir!”

38. “¡Cuán fácil es la resignación para el inocente! Pero los culpables no llegan a conocer la paz jamás.”

39. “La contemplación de la grandiosidad de la naturaleza siempre confirió nobleza a mis pensamientos, haciendo que olvidara las preocupaciones cotidianas.”

40. “El amor, que no es más que un episodio en la vida de los hombres, es la historia entera en la vida de las mujeres.”

41. “¡Con qué facilidad varían nuestros sentimientos y qué extrañamente nos aferramos a la vida en momentos de desesperación!”

42. “¿Qué podría detener un corazón decidido y la voluntad firme de un hombre?”

43. “Las agonías del remordimiento envenena los pequeños placeres que algunas veces produce el exceso de pena.”

44. “¿Dónde estaba la calma de espíritu, la serenidad de conciencia que me hubiera permitido contemplar el pasado con satisfacción y encontrar nuevas esperanzas en las cuales creer?”

45. “El ser humano que quiere alcanzar la perfección debe mantener la serenidad y la calma, sin permitir que una pasión o un deseo circunstancial se entrometa en su espíritu.”

46. “Ten cuidado; pues no conozco el miedo y soy, por tanto, poderoso.”

47. “¿Cómo era posible que el hombre tuviese tanto poder, estuviese tan lleno de virtud y, al mismo tiempo, fuera tan vil y rastrero?”

48. “Te juro que hubiera preferido permanecer siempre en la ignorancia. Antes eso que descubrir la ingratitud y la depravación de una persona tan querida por mí.”

49. “¿Por qué no he de continuar por estas olas indómitas y a la vez sumisas?”

50. “Si nuestros impulsos se limitaran al hambre, la sed y el deseo, seríamos casi libres; pero nos conmueve la más ligera brisa, y tan sólo una palabra o la imagen que ésta despierta en nosotros, inquieta nuestro espíritu.”

51. “Yo en cambio llevaba un infierno dentro de mí, y nadie podría arrancarlo jamás.”

52. “Vestía con modestia, pero su actitud la convertía en modelo de gracia.”

53. “Si el estudio al que te consagras tiende a debilitar tu afecto y a destruir esos placeres sencillos en los cuales no debe intervenir aleación alguna, entonces, ese estudio es inevitablemente negativo, es decir, impropio de la mente humana.”

54. “Pero, ¿Dónde estaban mis amigos y familiares? No había tenido un padre que cuidase de mi infancia, ni una madre que me bendijera con sus sonrisas y caricias; y si los tuve, toda mi vida pasada no era sino tiniebla, un ciego vacío que no distinguía nada.”

55. “Su desbordante y entusiasta imaginación se veía matizada por la gran sensibilidad de su espíritu. Su corazón rezumaba afecto, y su amistad era de esa naturaleza fiel y maravillosa que la gente de mundo se empeña en hacernos creer que sólo existe en el reino de lo imaginario.”

56. “La naturaleza, nuestra madre, nuestra amiga, volvía hacia nosotros su rostro amenazante. Nos demostraba sencillamente que, aunque nos permitía asignarle leyes y someter sus poderes aparentes, ella, moviendo apenas un dedo, podía hacernos temblar.”

57. Entre la raza de los hombres independientes, generosos y cultivados, en un país en que la imaginación es emperatriz de las mentes de los hombres, no ha de temerse que queramos una sucesión perpetua de nobles y personas de alcurnia.”

58. “Nada hay más doloroso para el espíritu humano, tras la excitación que provoca la rápida sucesión de los acontecimientos, como esa calma mortal de apatía y certidumbre que la sigue, y priva al alma de toda esperanza y temor.”

59. “Cuando la mentira se parece tanto a la verdad, ¿Quién puede creer en la felicidad? Me parece estar andando por el borde de un precipicio, hacia el cual se dirigen miles de seres que intentan arrojarme al vacío.”

60. “Tenemos la obligación de esconder nuestro dolor para no aumentar el de los que nos rodean. Y ello es también un deber para con nosotros mismos, puesto que una pena excesiva impide cualquier posibilidad de consuelo y perfección, además de hacernos olvidar nuestras tareas cotidianas.”

¿Qué te han parecido estas frases de Mary Shelley?

Hoy en día Mary Shelley es vista como una de las mejores escritoras inglesas que jamás hayan vivido, y Frankenstein es un icono de la literatura en lo que posiblemente sea la mayor obra de ficción gótica jamás escrita.

¿Cuál ha sido tu frase favorita? Siéntete libre escribir en la sección de comentarios a continuación.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

Deja un comentario