Grandes excusas que utilizamos para sabotear nuestras vidas

4

Grandes excusas

“Quien quiere hacer algo encuentra un motivo, quien no quiere hacer nada encuentra una excusa.”
Desconocido

Podría decirse que en gran parte de mi vida he tratado de ayudar a otros a ver las excusas tontas que utilizan para sabotear sus vidas y demostrarles que pueden hacer grandes cosas, conseguir sus sueños y llevar sus vidas al siguiente nivel.

Esto es porque me parece que nadie puede superarse personalmente hasta que logren deshacerse de sus bloqueos mentales. A veces, la eliminación de estas barreras en sus carreteras mentales es la única obra de superación verdaderamente importante que hay que hacer y ya todo lo demás es cuesta abajo.

Voy a compartir una lista con las 5 grandes excusas que usa la gente para sabotear sus vidas.

1. Las personas no pueden cambiar su forma de ser

Si este es tu punto de partida estás en serios problemas. Creo que muchas personas sabotean sus vidas porque realmente no creen que ellos (o en realidad cualquier otro ser humano) puedan cambiar conscientemente su comportamiento. Ellos realmente creen a pies juntillas el refrán que dice: “Genio y figura, hasta la sepultura”

Por supuesto, creo que aunque hay límites a cuánto y qué tan rápido podemos cambiar, el resto es un completo disparate. El hecho de que algunas personas realmente no cambien más allá de la edad de los 15 años no quiere decir que la gente en general no pueda cambiar. Más bien significa que muchas personas no entienden la psicología del cambio y no saben cómo cambiar efectivamente.

2. Mi situación es especial

Por mi parte encuentro esta excusa muy divertida. Somos tan arrogantes como para creer que las reglas que se aplican a cualquier otra persona no se aplican a nosotros. Cuando a veces doy un consejo sobre algún un método de probada eficacia para que alguien se comunique mejor con los demás, a menudo me objetan de que ese consejo puede funcionar para otros pero que no va a funcionar para ellos.

Te voy a decir algo de forma muy clara: ¡Tú no eres especial! Si un método funciona para el 99% de las personas que han seguido dicho procedimiento, es altamente probable que vaya a funcionar también en ti. Baja la guardia y pruébalo antes de declarar que no se aplica en tu situación.

3. He tenido una mala infancia

Esto es algo que puedo llegar a entender pero a veces me sorprende la cantidad de veces en que las personas tienden a poner énfasis en su pasado, llegando a creer que se trata de un obstáculo insuperable. Ellos a menudo utilizan como excusa una mala infancia para justificar tener una mala vida y por no hacer nada al respecto.

Uno de los descubrimientos más importantes de la psicología cognitiva es que a pesar de que los patrones de muchos de nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos se han creado en el pasado y a veces en nuestra infancia, ellos tienen una vida propia en este mismo momento. Es en el aquí y el ahora que podemos actuar sobre ellos y podemos influir en nuestra forma de pensar y en nuestros actos.

4. Soy demasiado viejo / demasiado joven

Hay toda una serie de excusas que utilizamos relacionados con el sexo, la raza, la nacionalidad y la edad. Las relacionadas con la edad me parece que son las más tortuosas. Si observamos la vida real no damos cuenta de que no existe una edad concreta para emprender, en realidad hay emprendedores de todas las edades y con diferentes niveles de conocimiento y experiencia.

Lo normal es que cuando somos jóvenes pensemos que nos falta experiencia y que cuando somos mayores nos de miedo asumir riesgos teniendo cargas familiares. Son reacciones comunes y lógicas que no deben impedirnos ver más allá. Ten en cuenta que el ser joven le da a uno algunas ventajas al momento de emprender tales como energía y tolerancia al riesgo y por otro lado, el ser mayor te da algunas ventajas al momento de emprender tales como conocimiento y experiencia, además de la posibilidad de dejarles tu negocio a tus hijos o nietos.

Es cierto que existen prejuicios asociados a la edad y además tu edad puede presentar un desafío. Sin embargo, ten en cuenta que la edad es un obstáculo superable y se puede maniobrar alrededor de ello. Por eso en mi opinión esta es una excusa muy superficial para no querer hacer algo.

5. Mañana comienzo

¡Claro que sí! Y siguiendo la misma lógica mañana no podrás ver ninguna razón por la cual no podrás decir exactamente lo mismo. Después de todo, que es un día más o un día menos, ¿no? Has esto durante mucho tiempo y finalmente te darás cuenta de todas las cosas que has ido posponiendo y que en realidad habría valido la pena hacerlo desde ya.

Una conocida había logrado postergar cambiar sus hábitos de vida y perder algo de peso hasta que un día, ella se dio cuenta de que tenía unos 40 años y su peso ya no le importaba mucho más. No hay problema con eso, excepto que ella había pasado más de dos décadas compadeciéndose a sí misma porque era gorda.

Conclusión

Toma una respiración profunda y hecha de nuevo un buen vistazo a las cinco excusas anteriores. ¿Has estado utilizando cualquiera de ellas últimamente? ¿Puedes ver claramente cómo te estás saboteando mucho más de lo que te motivas?

Vivir una vida extraordinaria, con una extraordinaria carrera o con relaciones extraordinarias, todas estas cosas no ocurren por poner excusas. Se producen por aceptar lo que es, preguntándote cómo puedes alcanzar el siguiente nivel en tu vida y luego actuar sobre esa respuesta.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

4 comentarios

  1. Claudia Moreno en

    Muy interesante y real, creo que la mayoría hemos pasado por cualquiera de estos puntos, pero lo importante es reconocer y hacer un cambio inmediato.

    • Efectivamente, lo importante es que podamos reconocer que a veces nosotros somos nuestro peor enemigo y tomar las acciones necesarias para poder enderezar el rumbo de nuestra vida.

      Gracias por el comentario.

  2. Me ha parecido muy interesante esta entrada, refleja exactamente mi forma de ver las cosas. Opino que puede haber alguna excepción, por supuesto, pero si generalizamos un gran porcentaje de la población prefiere autocompadecerse que arañar en la superficie de su vida y profundizar un poco hasta encontrar ese camino que nos lleva a la felicidad, no entiendo porqué hay ese miedo a los cambios. Muchos viven aferrados a una situación que mirándola detenidamente llega a ser absurda e irreal, un estancamiento sorprendente y que además es una situación que es relativamente fácil mejorar. Un saludo y gracias por compartir esto con nosotros.

  3. En muchas ocasiones he escuchado a personas que tiene estas excusas para hablar o referirse a como la esta pasando en sus nuevas determinaciones que ha tomado en su vida, sobre todo cuando siente que la decisiones fueron tomadas en los mejores momentos de su vida, o ha echo cambios bruscos consiguiendo otros rumbos, y arriesgándose a perder todo para empezar a trabajar en otra idea estando en el mejor momento de su vida laboral .

Deja un comentario