Cómo evitar hacer una montaña de un grano de arena

0

Cómo evitar hacer una montaña de un grano de arena

“La regla número uno es: no te preocupes por las cosas pequeñas. La regla número dos es: todo son cosas pequeñas.”
Robert Eliot

Una de las mejores formas que he encontrado para hacer la vida cotidiana más fácil, más ligera, más positiva y menos estresante es aprender a no hacer montañas de un grano de arena (refrán que significa darle demasiada importancia a algo que es insignificante).

Debemos aprender a no agregar demasiado drama a todo lo que nos sucede, ni a analizar ni a pensar demasiado sobre alguna situación para no crear problemas donde realmente no existe ninguno, o simplemente dejar de preocuparte por pequeñas contrariedades que puedes solucionar.

Aprender esto me ha ayudado a tener menos problemas y preocupaciones en mi trabajo y en mis relaciones. También hizo que mi vida de pareja fuera más fácil y divertida que cuando estaba soltero.

Así que me gustaría compartir contigo las formas más efectivas en las que he aprendido a hacer esto.

Detente y reexamina tus pensamientos.

“Pensar en exceso causa estrés y preocupación innecesarios, y tiende a desproporcionar las cosas.”
Melissa Eshleman

Cuando estoy empezando a hacer una montaña a partir de un grano de arena y estoy comenzando a preocuparme seriamente por cosas pequeñas, usualmente uso una frase que detenga mi mente de seguir dándole vueltas a las cosas.

Al aparecer un problema o situación inesperada en mi vida, comienzo a llenarme de pensamientos angustiosos y entonces le digo en mi mente: ¡Cálmate!

Esto me hace detener y reflexionar sobre los pensamientos negativos que comienzan a formarse.

Luego continúo haciéndome estas tres preguntas para abrir mi mente y replantear mis pensamientos:

Pregunta 1: ¿A quién le importa?

Esta pregunta es simple y directa y me ayuda a soltar las cosas pequeñas o insignificantes. Estas son las cosas que realmente no importan en una relación. Por ejemplo, un correo electrónico demasiado agresivo que podría haber recibido o una pequeña critica o queja innecesaria por un trabajo realizado.

Esto me ayuda a reconsiderar mis pensamientos y tener una perspectiva más inteligente donde solo tengo tiempo y energía para las cosas más importantes de la vida. Me ayuda a estar sereno con las cosas en lugar de reaccionar de forma exagerada y desperdiciar una parte de mi vida.

Pregunta 2: ¿Esto importará dentro de 5 años o incluso dentro de 5 semanas?

Esto es realmente algo poderoso. Puedes hacer que cualquier dificultad parezca bastante trivial y no tan compleja como podrías haber imaginado en las últimas horas, días o semanas.

Es una pregunta que me ha ayudado muchas veces a ver un problema cómo es realmente y que tan grande es de verdad. Esta perspectiva aleccionadora hace que sea fácil comenzar a pensar con más claridad nuevamente y encontrar un pequeño paso que pueda dar hoy para avanzar y resolver el problema.

Pregunta 3: ¿Existe alguna persona que lo tengo peor que yo ahora?

Esta es una de las maneras más rápidas de dejar de sentir lástima por ti mismo en una de estas situaciones en las que empiezas a preocuparte en exceso y comenzar a sentirte agradecido por todo lo que aún tienes.

Cuando uso esta pregunta mi mente comienza a darse cuente de cómo viven otras personas y los problemas que enfrentan, entonces mi propia perspectiva estrecha y egocéntrica se amplía y se vuelve más positiva y orientada hacia la acción.

Con solo usar estas tres preguntas generalmente puedo derrumbar la mayoría de las montañas echas por mí mismo y volver a tener nuevamente una visión más útil de mi vida.

Si esto no funciona o si simplemente funciona de forma parcial, entonces pasa al siguiente paso…

Habla con alguien.

“Caminar con un amigo en la oscuridad es mejor que caminar solo bajo la luz.”
Helen Keller

Al hablar con alguien sobre el “gran” problema que tienes en tu mente y al dejarlo salir a la luz, es mucho más fácil ver el problema por lo que realmente es.

A veces, simplemente al ventilar el problema con alguien por unos minutos logras producir un gran cambio y, después de un tiempo, puedes empezar a preguntarte de qué estabas tan preocupado o por que eras tan pesimista en primer lugar.

Y en otras ocasiones, la persona con la que estás hablando puede ayudarte a encontrar una perspectiva más útil y práctica compartiendo sus opiniones y experiencias en esta área de la vida.

Reemplaza el drama con algo más divertido.

Al tomar la firme decisión de no agregar más drama innecesario a tu vida y en cambio tomas la decisión de reemplazarlo con cosas más interesantes y divertidas, puedes hacer la vida mucho más sencilla.

¿Cómo logras hacer esto?

Agregando más actividades emocionantes, divertidas, interesantes o satisfactorias a tu agenda y a tu vida.

Al hacerlo tendrás menos tiempo y energía de sobra en la semana para gastarla haciendo montañas de granos de arena y crear dramas y preocupaciones innecesarias. También tendrás menos necesidad de ese viejo hábito de crear dramas porque ahora está haciendo tu vida más interesante de una manera más saludable.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

Deja un comentario