Los 5 venenos de la motivación

0

Venenos de la motivación

“Ser miserable. O motivarse. Todo lo que tiene que hacer, siempre es tu elección”
Wayne Dyer

Lo veo todo el tiempo, desde los clientes hasta las personas con que me reúno: “Ellos no están motivados”. Dicen que les da pereza y quisieran poder hacer esto o aquello, pero…

Yo no soy realmente bueno en dar excusas o en poner etiquetas, sobre todo la de “perezoso”. Por lo tanto, cuando oigo decir a alguien “es que me falta perseverancia“, yo casi siempre les pregunto:

¿Siempre te ha faltado ánimo o perseverancia para hacer nada?

¿Qué fue lo que te ha ayudado alguna vez?

Identificar los obstáculos te ayudara a construir una base sostenible para la perseverancia en la adversidad.

La motivación es personal. La perseverancia es un músculo.

Usted puede aprender a estar motivado.

Usted TIENE que querer poner tiempo en esto, para crear un nuevo hábito y convertirlo en parte de tu estilo de vida.

Antes de que tu niño interior se ponga rebelde y diga un “NO QUIERO”, siga leyendo. Uno de estos 5 venenos puede atravesarle en el camino del deseo de tu corazón.

Los 5 venenos de la motivación

1. El perfeccionismo

Desintoxícate y recupérate de ser un perfeccionista. Oh sí, he dicho eso.

Al quedar atrapado en los ideales, creas resistencia que se interpondrá en el camino de tu motivación. Tú te quedaras atrapado en el ideal ya que “Si no es perfecto, ¿Por qué molestarse?”. Nosotros somos sumamente adictos a esto en nuestra sociedad. Nosotros sentimos que el obtener las mejores calificaciones, el obtener premios, el recibir los mejores elogios nos define y mantiene la base de nuestra autoestima.

Y si no conseguimos la medalla de oro, nos defraudamos y perdemos el punto de vista. Si te centras en el logro de resultados perfectos, nunca vas a empezar nada. Estarás paralizado.

Thomas Edison tuvo unos 3.000 fracasos antes de poder inventar realmente la bombilla. Él mismo no lo llamo fracaso. En cambio, dijo:

“Muchos fracasos de la vida han sido de hombres que no supieron darse cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron.”

Tomar acciones o medidas imperfectas es el mejor punto de partida.

2. Compararse con los demás

Este es otro poderoso desmotivador. Peor aún, esto puede evitar que encuentres tu propio camino. La motivación es muy personal.

Estudia lo que motiva a los demás como una fuente de inspiración, pero si hacer esto te bloquea y te hace dar marcha atrás con dudas, entonces ¿Para qué molestarse? Es fácil perderse en la vida de otra persona deseando que fuera la tuya.

Tratar de ser ‘como’ CUALQUIER PERSONA es una total pérdida de tiempo.

Sí, todos somos culpables de ello. Recuerde: sólo hay uno como tú.

El universo te hizo perfecto. Hacer caso omiso de esto y tratar de emular a otra persona es una bofetada en tu propia cara.

3. Pensar que no eres “suficientemente bueno”

Si como yo, creciste escuchando la expresión “Tienes que demostrar que vales”, probablemente aún te siga este pensamiento. Tienes que estar demostrando continuamente en tu vida personal y profesional todo el tiempo que tu si vales.

Entiendo que en tu trabajo tienes que demostrar tus habilidades o tus capacidades para probar lo que sabes hacer. Pero tienes que confiar que no vale la pena auto validarte todo el tiempo.

Si te han dicho alguna vez que no eres lo suficientemente bueno, yo entiendo lo que sientes. Duele y cala profundo. Pero no nos engañemos: eso es una mentira.

Tienes que estar motivado para cumplir con el deseo de tu alma, para crear tu propia felicidad, salud y armonía.

Si tú nacisteis en esta vida entonces es porque eres lo suficientemente bueno.

4. Hacer demasiado a la vez

¿Muerdes más de lo que puedes masticar? Eso podría estar saboteando tu progreso. Hay que retroceder un poco y ver realmente lo que está pasando. No seas un esclavo de tu ego.

Una vez quede enganchado con esto y tuve que dar un paso atrás para asegurarme de que mis decisiones estaban alineadas con mi alma. Si te sientes abrumado, camina pequeños pasos a la vez.

Pasos del bebé.

La solución aquí es afinar en tu meta, deseo o sueño. La vida pasa inescrutablemente. Siempre tus metas van a tomar más tiempo, más dinero o más de lo que has previsto. No te detengas por ello pero recuerda hay que hacer todo poco a poco.

Se trata simplemente de establecer objetivos que se extiendan fuera de tu zona de confort y creer que puedes conseguir llegar a una meta que realmente puedas alcanzar. Si has sacado un C+, se lo suficientemente bueno y promete que lo harás un poco mejor. Es una gran manera de engañar al ego y hacer lo correcto. Esto puede mantenerte motivado para hacer algo más.

Ser consciente y toma medidas que te apasionen y te mantengan abierto para poder disfrutar de la aventura de la vida.

5. Excusas

Siempre hay una excusa, “porqué no puedes hacerlo”, “porqué hoy no ha pasado”, “lo vas a hacer mañana”. Cuando encontramos excusas para no hacer las cosas, nos estamos rebelando. Sólo queremos estar en una zona de confort y sentirnos cómodos.

Vea cómo esto pasa una y otra vez. Una parte de tu ego se siente amenazado por avanzar y quiere protegerte.

Pero en realidad, estas totalmente seguro.

Cuando haces algo que no has hecho antes, tu ego entra en un estado de alarma: “¡Cuidado! ¡Peligro!” Y luego el miedo te golpea.

Pero mi respuesta es “No. El miedo no es emocionante y gratificante.” Este replanteamiento cambia realmente el juego.

Nosotros decimos “no puedo” pero en realidad tenemos miedo de probar algo nuevo. Esa es la verdad y tenemos miedo de admitirlo. Tú eres capaz de mucho más. Tú puedes controlarte más, incluso en medio de un desafío. Haga la prueba, puedes sorprenderte.

¿Con qué excusas estás viviendo?

Listo para liberarte de la necesidad de vivir en tu perfeccionismo, con baja autoestima y con excusas. A continuación, hazte esta pregunta.

¿Qué te detiene?

Tómate tu tiempo y no pienses en ello – siéntelo. Sea amable contigo mismo. Tu poder está en tus elecciones.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

Deja un comentario