No dejes que las palabras de los demás te hieran

0
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

No te dejes ofender

“Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento.”
Eleanor Roosevelt

“Estás gordo.”

“Eres fea”.

“¿Es eso lo mejor que puedes hacer?”

“Serás tonto”.

Los ecos de lo que la otra persona ha dicho de ti se repiten una y otra vez en tu cabeza. No puedes silenciarlas y sacarlas fuera de tu mente.

La peor parte es que esto ha hecho que te pongas extremadamente molesto o enfadado con la persona que dijo esas malas cosas sobre ti. Esto es en lo que piensas todo el día. Tu día está arruinado.

¿Alguna vez te ha sucedido esto a ti?

Estamos destinados a encontramos con personas que nos hacen daño

Durante nuestras vidas todos nos encontramos con todo tipo de personas. Pero no todos ellos acaban siendo nuestros amigos. Todos tenemos diferentes valores y principios, así que cuando nos encontramos con alguien que es diferente en términos de cómo ve la vida, hay muchas posibilidades de que se genere un conflicto. Y algunos están muy dispuestos a expresar su desacuerdo, no importándoles los repugnantes que pudieran ser.

Puede que te preocupes demasiado acerca de lo que otros piensan.

Esta es la cuestión de fondo que muchos de nosotros padecemos. Constantemente estamos preocupados por lo que otros piensan de nosotros y cómo nos ven. Muchos de nosotros no nos gustan ser juzgados y nos preocupamos por la imagen que estamos retratando a los demás. Puede sonar como algo legítimo, ya que vivimos en una sociedad en la que hemos de seguir las reglas o de lo contrario pudiéramos ser rechazados.

Sin embargo, ¿Cuándo esto es demasiado? ¿Por qué nos preocupamos tanto por lo que otros piensan hasta el punto de que nos arruinamos nuestros días e incluso nos detenemos de hacer las cosas que realmente queremos hacer?

Es por esto que las palabras que salen de las bocas de los demás nos hacen daño. Dejamos que ellas nos hieran. Y no podemos permitir esto en ningún momento cuando se trata de nuestro bienestar emocional.

¿Cómo evitar que las palabras de otras personas te hieran?

Insultar

Estos son los pasos que he tomado para asegurarme de no ser lastimado por los demás y por lo que dicen. Esto puede que no sea la solución perfecta pero por la forma en que lo veo, son solo consejos básicos que cuando se aplican en realidad puedes sorprenderte con los resultados que obtienes.

1. Reemplácelos con un pensamiento positivo

Cuando alguien te insulta o te dice algo con lo que estas completamente en desacuerdo, esta palabras se repiten en tu cabeza una y otra vez. La razón por la que siguen estando en nuestras cabezas es que nos han enseñado a que lidiemos directamente con eso. Se nos dice que lo racionalicemos, lo razonemos e incluso analicemos el por qué de ello… lo cual termina siendo un ciclo irónico que nos mantiene pasivamente pensando sobre lo dicho, lo cual te está perjudicando en primer lugar.

Basta con darte cuenta de que estos son sólo meros pensamientos que pasan por tu cabeza. Sustitúyelos con otros pensamientos más positivos. Podrían ser por una visión optimista del futuro o por algún bonito lugar en el que realmente te gustaría vivir. Tal vez podrías llamar a esto ilusión pero si son sólo meros pensamientos, ¿Por qué dejar que los negativos te arruinen tu día?

No dejes que las palabras hirientes de los demás te hagan daño o tomen el control de tu mente. Tu mente es tu mente por lo que tú puedes controlar tus pensamientos y así lograr animarte a ti mismo.

2. Contradice sus palabras

Un monto de veces, las palabras que nos han dicho otras personas nos han dolido porque no hemos hecho nada al respecto. Nosotros no las contradecimos y simplemente las toleramos.

Tú puedes pensar, “Oh, yo no quería causar problemas”, o “Es sólo que no valía la pena”. Pero no te das cuenta de que tú simplemente te estás reprimiendo a ti mismo. Y cuando te reprimes, sientes un vacío en tu interior. Ahí es de donde viene el dolor.

No dejes que otros te hagan daño, debes ponerse de pie por ti mismo y hacer una réplica cuando no estás de acuerdo con lo que dicen. Esto permite expresarte, lo cual más o menos te ayudara a liberar la negatividad dentro de ti. Confía en mí – cada vez que te expresas te sentirás mucho mejor. Tú por lo menos sabes qué hiciste lo mejor que pudiste contra las cosas en la que estás en desacuerdo.

3. Evítelos

El último consejo es  simplemente evitar a la gente que está ahí para hacerte daño.

El problema aquí es que las personas siempre tienen una excusa del por qué tienen que pasar el tiempo con personas que no les gustan. Algunas personas pasan el rato con otras que no les gustan debido a su trabajo o no quieren verse como apartados de las personas. A mi modo de ver, tú debes tomar la responsabilidad de tu propia vida. Tú puedes tener tus propios compromisos pero eso no significa que no puedas hacer el esfuerzo por rodearte de gente positiva.

Así que olvídate de los compromisos o la altura de tus expectativas pasara a un segundo plano. Cambia tu entorno y consigue gente positiva con quien estar. Esto marcara la diferencia y la gente no va a estar diciéndote cosas hirientes todo el tiempo.

Conseguir ser herido por las palabras de otros es un problema muy común que todos nosotros nos enfrentamos en la vida. A menos que seas extremadamente positivo en la vida y estés totalmente concentrado en lo que quieres, es difícil no dejar que otros te molesten. Espero que estos consejos te sean provechosos. Deles una oportunidad y hazme saber en los comentarios lo que has hecho (o lo que estás haciendo) para no dejar que las palabras de otros te hagan daño.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Acerca del Autor

Creador del blog éxito y superación personal y del libro Camino a la superación. Aunque desde pequeño siempre tuvo inquietud por los temas relacionados con la transformación y la superación personal no fue hasta hace unos años cuando decidió retomarlo y convertirse en un estudiante activo del campo de la psicología positiva, la motivación, el éxito y la búsqueda de la felicidad.

Deja un comentario

106 Compartir
Compartir102
Twittear3
Pin1