4 obstáculos en el camino hacia el optimismo y cómo superarlos

0

Ser optimista

“Soy optimista. No parece de mucha utilidad ser cualquier otra cosa.”
Winston Churchill

Si estás leyendo este artículo, es muy probable que estés de acuerdo conmigo en que el optimismo es una cualidad bastante asombrosa. Pero no siempre es fácil adoptar una actitud más optimista y siempre hay obstáculos en el camino. Así que me gustaría compartir contigo algunas de las dificultades con las que me he topado y cómo las he superado.

Estás nadando en un mar de negatividad.

Si estás tratando de cambiar tu actitud, entonces no es muy útil vivir en un mundo donde existan fuerzas que intenten arrastrarte a tu antigua mentalidad cada día. Esto hace que sea muy difícil por no decir imposible para ti cambiar.

Lo que permitas que entre en tu mente tendrá un gran efecto en ti. Así que sé selectivo. Si estás saliendo con personas negativas todo el tiempo, eso realmente puede hundirte. No es fácil mantenerse optimista cuando el pesimismo es el modo establecido que está a tu alrededor.

“La vida es demasiado corta para pasar tu precioso tiempo tratando de convencer a una persona que quiere vivir en la oscuridad. Trata de ayudar a esa persona pero no pierdas el tiempo suficiente para que su mala actitud te hunda. En su lugar, rodéate de personas optimistas.”
Zig Ziglar

Considera pasar menos tiempo alrededor de ambientes negativos. Reduce o corta por completo el tiempo que pasas con personas negativas. Reduce el tiempo que pasas viendo las noticias o incluso programas de televisión que sean particularmente negativos. Pero no olvides reemplazar esas cosas viejas que eliminas con algo más positivo. Si tienes un vacío en tu vida, es más probable que vuelvas a tus viejos hábitos.

Por ejemplo, puedes reemplazar la lectura del periódico por la mañana con escuchar un audio de desarrollo personal, ver algo divertido o simplemente tener una buena conversación con alguien que sea positivo, divertido o entusiasta.

Piensas que tienes que ser optimista el 100 por ciento de las veces.

Es fácil caer en la trampa de pensar que cuando adoptas una actitud optimista, ya se encuentra todo realizado. Como cuando pulsas el interruptor de luz. Esto sería agradable y simple, ¿verdad?

Pero según mi experiencia, tú mejoras gradualmente dando algunos saltos más grandes de vez en cuando. Por ejemplo, hoy me mantengo productivo y optimista durante aproximadamente el 80 por ciento de las veces. Hace aproximadamente cinco años, probablemente me mantenía positivo durante aproximadamente el 30 por ciento del tiempo.

Así que he hecho grandes mejoras en esta área. Pero me ha tomado mucho trabajo y tiempo tener una actitud optimista más consistente. ¡Y el trabajo continúa! La aptitud mental es como la aptitud física. Si dejas que las cosas vayan pasando sin practicar, pierdes la forma y no puedes hacer las cosas que solías hacer anteriormente.

“Siempre me gusta ver el lado optimista de la vida, pero soy lo suficientemente realista para saber que la vida es un asunto complejo.”
Walt Disney

Creo que es muy importante tener en cuenta que nada será perfecto. Luchar por la perfección puede ser bastante peligroso porque nunca sentirás que eres lo suficientemente bueno.

A pesar de que puedes ser optimista el 90 por ciento del tiempo, aún sientes profundamente en el interior como si no estuvieras bien. No importa lo que hagas. Has puesto el listón a un nivel inhumano. Y así tu autoestima se mantiene bajo y tu optimismo se hunde a pesar de que tus resultados pueden ser muy buenos.

Así que creo que es mejor centrarse solo en ser más consistente en lugar de tratar de ser perfecto.

Te quedas atascado por los beneficios de tu actitud actual.

En algún momento tienes que decidirte. ¿Irás por los beneficios de adoptar una actitud más optimista? ¿O te quedarás con los beneficios de una actitud negativa?

Porque aunque no lo creas, existen beneficios para ambos lados. No es que una actitud negativa sea algo estúpido y algo que la gente hace sin ninguna razón. Una actitud negativa puede por ejemplo darte los siguientes beneficios:

  • Atención y validación: Siempre podrás obtener buenos sentimientos de otras personas, ya que ellos estarán preocupados por ti y trataran de ayudarte.
  • No asumes riesgos: Cuando eres negativo, puedes encontrar explicaciones de por qué nada funciona. Por lo tanto, no tienes que tomar medidas ni arriesgarte como por ejemplo, a sufrir un rechazo o a fracasar.
  • Piensas que eres más listo: Una actitud común de personas muy negativas parece ser -y así fue en mi caso- que piensan que son más inteligente que otras personas. Puedes ver como otras personas lo intentan, cometen errores y fallan. Mientras que tú puedes juzgar y analizar tu vida y la de ellos desde una distancia segura. No es difícil sentirse más inteligente que la mayoría de las personas cuando siempre estás al margen. Pero eso no es ser inteligente y al final no te conduce a nada.

Así que puedes ver que hay algunos beneficios y un poco de sentimientos placenteros que se pueden extraer de una actitud negativa. Pero he descubierto que una actitud optimista aunque a veces puede ser más difícil mantenerse al día, es más útil y hace que la vida sea mucho más emocionante y además te trae nuevas experiencias.

Para poder tener una actitud optimista más consistente, debes dejar de lado la actitud negativa y esos beneficios o te quedarás estancado.

Se te olvida la parte física.

Una buena manera de convertirse en una persona más optimista es hacer preguntas que te capaciten en lugar de sentirte como una víctima. Si te encuentras en una situación negativa, pregúntate: ¿cuál es la oportunidad oculta en esta situación?

Entonces, una parte importante de tener una actitud optimista es aprender a pensar de una manera más útil.

Pero no todo se trata solo de tus pensamientos.

Descubrí que una de las mejores maneras de cambiar un estado de ánimo negativo o de permanecer positivo y empoderado es hacer ejercicio. Después de que terminas de ejercitarte, a veces te sientes como si fueras una persona diferente. La duda y las preocupaciones parecen desaparecer o al menos volverse mucho más pequeñas.

Lo bueno de esto es que funciona de forma automática.

Porque a veces simplemente no puedes aumentar tu entusiasmo y motivación, o ver las cosas desde una perspectiva optimista. Al ejercitarte no tienes que pensar o empujarte a través de esa resistencia interna. Vas y haces ejercicio. Y la mayoría de las veces funciona como presionar un botón de liberación de tensión en uno mismo.

“La salud y alegría se engendran mutua y naturalmente.”
Joseph Addison

Estar en buena forma y entrenar un par de veces a la semana es para mí una de las cosas más fundamentales y efectivas que puedes hacer para mejorar tu actitud y tu vida.

Puedes descubrir que si mejoras esta área de tu vida, algunos de los consejos para pensar de una manera más optimista se vuelven un poco superfluos.

Te invito a leer este artículo relacionado: “Cultivando el optimismo en tu vida


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

Deja un comentario