Descubre cuales son los 7 rasgos comunes de los empáticos

0

Qué es empatía

¿Qué es empatía? ¿Cuál es el significado de empatía?

La empatía es la capacidad de leer y entender a las personas y de estar a tono con otras personas o de resonar con ellas. Algunas veces es voluntario y en otras ocasiones puede ser involuntario especialmente para alguien que es naturalmente empático.

Los empáticos son personas hipersensibles y a menudo son compasivos, considerados y comprenden a los demás. Tienen la capacidad de “sentir” lo que otra persona está experimentando y sintiendo. Muchos empáticos desconocen cómo funciona esto realmente.

Es posible que estas personas hayan aceptado hace mucho tiempo que son más sensibles con respeto a los demás.

Ya sea que se den cuenta o no, los empáticos comparten muchos rasgos comunes con otros empáticos.

Los empáticos sienten emociones profundas

Muchas personas aprenden a ocultar sus verdaderos sentimientos y montar una especie de obra para el mundo exterior. Un empático a menudo puede sentir y relacionarse con las verdaderas emociones de una persona que son más profundas de lo que proyectan en la superficie. Los empáticos tienen un gran corazón y actuarán compasivamente para ayudar a esa persona a expresarse.

Los empáticos experimentan empatía hacia la familia, los niños, los amigos, los colaboradores cercanos, completos extraños, mascotas, plantas e incluso objetos inanimados. Algunos son naturalmente, más empáticos con los animales (un ejemplo de esto seria la película “El hombre que susurraba a los caballos”), con la naturaleza o con cualquier variedad de seres o cosas. Otros tendrán una combinación de algunos o todos estos.

La empatía no se limita a tiempo o el espacio. Por lo tanto, un empático puede sentir las emociones de personas y cosas a distancia.

Conocerse a uno mismo es importante

Un profundo sentido del conocimiento acompaña la empatía. Si bien la compasión y el entendimiento son buenas virtudes también pueden ser problemáticos para un empático.

A veces puede ser difícil distinguir los propios sentimientos de los demás.

Esto es especialmente cierto cuando se trata del dolor y el sufrimiento que puede ser emocional o físicamente exigente para alguien empático. Por esta razón los empáticos pueden volverse solitarios, a veces simplemente porque el mundo exterior puede ser una gran pérdida de energía personal.

También hay diferentes niveles de fuerza en empáticos. Puede estar relacionado con la conciencia del individuo sobre sí mismo o su comprensión de la empatía. Esto también podría verse afectado por la aceptación o no aceptación de la empatía por parte de aquellos asociados con ellos, incluidos familiares y compañeros.

En general, aquellos que son empáticos crecen con estas tendencias pero no aprenden acerca de ellas hasta más adelante en la vida.

La empatía tiene aspectos biológicos y espirituales. Muchas personas creen que la empatía es genética y se transmite de generación en generación. Es estudiado tanto por la ciencia tradicional como por los practicantes de medicina alternativa.

Cómo funciona la empatía

Si bien aún no comprendemos mucho sobre cómo funciona la empatía, sí tenemos alguna información. Todo tiene una vibración o frecuencia energética y un empático puede sentir estas vibraciones. Pueden reconocer incluso los cambios más sutiles que son indetectables a simple vista o los cinco sentidos.

Las palabras que usan las personas para expresarse tienen un patrón energético que se origina en el hablante. Detrás de esa expresión hay un poder o campo de fuerza, mejor conocido como energía.

Por ejemplo, el odio a menudo provoca una sensación intensa que acompaña inmediatamente a la palabra. La palabra odio se fortalece con la sensación del hablante. Son los sentimientos de esa persona (energía) que son recogidos por los empáticos, ya sea que las palabras sean dichas, pensadas o simplemente sentidas sin expresión verbal o corporal.

¿Quiénes son empáticos?

Los empáticos son a menudo poetas en movimiento. Son escritores, cantantes y artistas nacidos con un alto grado de creatividad e imaginación por lo que la comunidad artística está llena de ellos. Son conocidos por muchos talentos ya que sus intereses son variados y amplios.

A menudo tienen intereses en muchas culturas y los ven con una perspectiva amplia.

Los empáticos abarcan todos los ámbitos de la vida y abarcan todas las culturas del mundo. Puede encontrar empáticos dentro de tu familia, en el vecindario, en el lugar de trabajo y en la comunidad en general. No hay un solo género que lo defina como la carrera, personalidad o cualquier otra etiqueta que podamos ubicar en los empáticos en general, están en todas partes y pueden ser cualquiera.

Estos son los oyentes de la vida. Los empáticos suelen ser solucionadores de problemas, pensadores y estudiosos de muchas cosas. En lo que se refiere a los empáticos, donde hay un problema también hay una respuesta. A menudo buscarán hasta que encuentren una aunque solo sea por la tranquilidad.

Características de la empatía o de los empáticos

1. Los empáticos son capaces de leer a los demás

Los empáticos a menudo poseen la capacidad de sentir a los demás en muchos niveles diferentes. Desde su posición al observar lo que otro está diciendo, sintiendo y pensando llegan a comprender a esa persona.

También pueden llegar a ser muy hábiles para leer el lenguaje corporal de otra persona y estudiar atentamente sus movimientos oculares. Si bien esto en sí mismo no es empatía, es algo que surge de ser observador de los demás.

2. Los empáticos son buenos oyentes

Los empáticos suelen ser muy afectuosos en personalidad y expresión por lo que son excelentes oyentes y consejeros. Se encontrarán ayudando a los demás y a menudo dejando de lado sus propias necesidades para hacerlo. Es por eso que encontramos muchos empáticos en carreras relacionadas con la compasión, como curanderos, clérigos, consejeros y cuidadores.

Al mismo tiempo pueden ser todo lo contrario. Pueden estar callados y retraídos del mundo exterior ya que tienden a ser los oyentes en lugar de los que hablan. Los empáticos pueden incluir a los solitarios, los que están deprimidos o neuróticos, los soñadores de la vida o incluso los narcisistas.

3. Los empáticos se conectan con la naturaleza

Los empáticos a menudo son apasionados por la naturaleza y respetan su belleza. Con frecuencia se encontrarán a los empáticos disfrutando del aire libre, ya sea caminando por la playa soleada o dando un paseo por el bosque lluvioso.

Los empáticos pueden verse continuamente atraídos por la naturaleza como una forma de liberación. Es el lugar oportuno para recapturar sus sentidos y obtener una sensación de paz en las agitadas vidas que pueden vivir. El momento de alejarse de todo y relajarse con la naturaleza se vuelve esencial para la empatía.

Algunos empáticos se sienten atraídos por ciertos elementos de la naturaleza como el agua. Uno podría verse atraído más hacia estanques, ríos u océanos como un lugar de paz. Otros pueden sentir una mayor conexión con las montañas o los desiertos.

Los animales también son queridos por el corazón de los empáticos. No es como un objeto de poder sino como un amor natural. No es raro que los empáticos tengan más de una mascota en sus hogares.

4. Los empáticos son a la vez expresivos y retraídos

Los empáticos a menudo son callados y pueden tardar un tiempo en manejar un cumplido. Están más inclinados a señalar los atributos positivos de otra persona en lugar de los propios.

Un empático tiende a ser altamente expresivo en todas las áreas de conexión emocional. Hablarán abiertamente y a veces francamente con respecto a ellos mismos. Por lo general no tienen problemas para hablar de sus sentimientos.

Sin embargo, pueden ser también exactamente lo opuesto. Los empáticos pueden ser solitarios y aparentemente indiferentes en el mejor de los casos. Este es un mecanismo de defensa para evitar sentirse abrumado por una sola experiencia o múltiples encuentros.

Algunos empáticos son muy buenos para bloquear a otros. Eso no siempre es malo, al menos para la empáticos que están aprendiendo a luchar con un aluvión de emociones de los demás así como sus propios sentimientos.

5. Los empáticos son pacificadores

Los empáticos tienen una tendencia a sentir abiertamente lo que está fuera de ellos más que lo que está dentro de ellos. Esto puede hacer que los empáticos ignoren sus propias necesidades. En general, un empático no es violento ni agresivo y se inclina más a ser el pacificador.

Cualquier área llena de desarmonía crea una sensación incómoda en un empático. Si se encuentran en medio de una confrontación se esforzarán por resolver la situación lo más rápido posible.

6. Los empáticos pueden ser abrumados por los medios

Los empáticos son sensibles a la televisión, a los videos, las películas y las noticias. La violencia o los dramas emocionales que representan escenas impactantes de dolor físico o emocional infligido a adultos, niños o animales pueden hacer llorar a un empático. A veces pueden sentirse físicamente enfermos o llegar a las lágrimas.

Algunos empáticos lucharán para comprender cualquier crueldad de este tipo. Tendrán graves dificultades para expresarse frente a la ignorancia, la mente cerrada y la evidente falta de compasión de los demás. Simplemente no pueden justificar el sufrimiento que sienten y ven.

7. Los empáticos son refugios seguros y compasivos

Las personas de todos los ámbitos de la vida, así como los animales, se sienten atraídos por la calidez y la compasión genuina de los empáticos. Independientemente de si los demás son conscientes de que alguien es empático, las personas se sienten naturalmente atraídas hacia ellas como un objeto de metal a un imán.

Incluso a los completos extraños les resulta fácil hablar con empáticos sobre las cosas más personales. Antes de que lo sepan, han derramado sus corazones y almas sin tener la intención de hacerlo conscientemente. Es como si en un nivel subconsciente esa persona supiera instintivamente que los empáticos lo escucharían con comprensión compasiva.


Sobre el Autor

Desde joven siempre tuve inquietud por los temas relacionados con el desarrollo personal pero no fue hasta hace algunos años cuando decidí convertirme en un estudiante activo de la psicología positiva, la motivación y la búsqueda del éxito y la felicidad. Autor del libro Camino a la superación.

Deja un comentario