Restyling personal

0

Restyling personal

Cuando estamos trabajando y estamos inmersos en la vorágine que nos empuja hacia donde no tenemos más remedio que ir, apenas conseguimos tiempo para mirarnos a la cara. El estrés se apodera de nuestra mente y cuerpo y cuando llegamos a casa con el día a cuestas solo tenemos ganas de ponernos frente al televisor y descansar… Y al día siguiente lo mismo, y al otro igual… y así reiteramos nuestra vida en un no parar.

Cuando nos demos cuenta, y miremos hacia atrás entonces saldrán palabras de nuestra boca para decir las palabras mágicas: ¿Y si…? ¿Y si….? Anticipémonos a esas auto-cuestiones, brindemos la posibilidad a nuestra mente de no tener que mirar de esa manera al pasado, sino con otra condición moral. Siempre estamos a tiempo de hacer las cosas, se trata de inyectarnos un poco de voluntad, mezclada con ilusión; el resultado te aseguro que será muy agradable y emocionante.

La palabra Restyling es una palabra anglosajona (remodelar) que se utiliza para remodelación de modelos de vehículos, logotipos de empresas, etc. pasado al castellano podríamos decir que se trata de un “lavado de cara”, y yo me digo, ¿Por qué no hacernos un restyling personal?

Primeros Pasos

Cambiemos hábitos de alimentación, me refiero a los que no nos vienen nada bien, alimentémonos en condiciones, obviemos la comida rápida, utilicemos las verduras, seamos equilibrados, no abusemos de las grasas saturadas y comamos más ensaladas, alternar pescado y carne, etc. No pretendo ser un experto en dietética, que no lo soy, pero entendéis lo que digo.

Cambiemos hábitos de trabajo, intentemos visionar de una manera distinta nuestro día a día, no seamos reiterativos ni monótonos con nuestras actuaciones diarias, la monotonía termina por aburrir; aunque tus actividades laborales lo sean, intenta cambiarlas, de alguna u otra manera aunque el resultado de tus tareas sea el mismo si el camino es distinto, la motivación para encauzarlo será otra.

Cambiemos hábitos de ocio; claro que la televisión es la caja tonta que nos tiene anonadados durante horas y horas, pero hagamos el esfuerzo de coger algún libro, algún artículo de prensa aunque sea una revista, pero leamos, claro que no está de más ver alguna película o programa de entretenimiento en la televisión, pero que no sea la tónica habitual. ¿Y por qué no andar más en vez de coger tanto el coche? Utilicemos los fines de semana, si no podemos a diario, para hacer algo de deporte o andar, siempre es bueno para nuestro cuerpo y para la mente estar activos. “mente sana in corpore sano”

Intentemos hacer cursos, aprendamos nuevos métodos, démosle un giro a nuestra vida si nos vemos envueltos en lo cotidiano. Reciclémonos, será para bien nuestro.

Ni lo que digo es la panacea, ni existe una varita mágica con la que cambiar nuestras vidas de la noche a la mañana, ni hemos inventado nada asombroso; solo pretendo hacer ver que si queremos, con trabajo y con ganas podemos crearnos nuestro propio “Restyling personal”

Autor Invitado

Por Yván Conejero García, blogger de yvan.blogdiario.com


Sobre el Autor

Deja un comentario